Home >

“Rehabilita” tu ahorro con el aluminio

Podemos definir la rehabilitación de edificios como la acción constructiva o edificatoria que se realiza para mejorar el total de condiciones de un edificio o vivienda. En particular, si hablamos de rehabilitación energética, podemos hablar de una serie de mejoras orientadas a reducir la demanda y el consumo energético de un inmueble, reduciendo al mismo tiempo tanto las emisiones de CO2 como las facturas energéticas.

“Rehabilita” tu ahorro con el aluminio

¿Qué es la rehabilitación de la envolvente térmica?

La rehabilitación de un edificio puede llevarse a cabo por motivos de todo tipo: habitabilidad, diseño, distribución del espacio, sostenibilidad, seguridad, acabados… Sea cual sea la razón por la que se inicia, cabe aprovechar la ocasión para estudiar todos aquellos aspectos que puedan mejorarse o modificarse en aras de la comodidad, el ahorro, la estética o, en definitiva, una mejor calidad de vida.

El 50 % del parque edificatorio residencial actual, que se encuentra en nuestro país, es anterior a la aplicación de la NBE-79, la primera normativa en nuestro país que regulaba las condiciones térmicas de un edificio y que definía unos requerimientos de aislamiento térmico. Dicho de otro modo, una parte importante del parque de edificios de nuestro país se han ejecutado sin ningún tipo de requerimiento en cuanto al aislamiento térmico.

ventanas aluminio

¿Cómo se puedo rehabilitar térmicamente un edificio?

De las obras llevadas a cabo para una rehabilitación enérgica de un edificio, una de las más comunes consiste en la mejora del aislamiento térmico de la envolvente del edificio, cubiertas y fachadas, y dentro de éstas, la mejora del aislamiento térmico de las ventanas.

Diferentes estudios, como el realizado por TECNALIA, uno de los centros de investigación más importantes de Europa, afirma que el cambio de una carpintería existente por otra de mejores prestaciones implica un ahorro en el consumo del edificio en torno al 30-40 %.

El aluminio nos ofrece la mejor de las opciones

Por ello, una de las soluciones más eficaces y rápidas para obtener este ahorro energético, es la sustitución o cambio de la carpintería exterior por carpinterías de aluminio, en particular, carpinterías de aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT). Aparte de ser una acción rápida y sencilla en su ejecución, en la que los beneficios de confort interior se empiezan a observar desde el primer día de su instalación, la amortización de la inversión realizada se consigue en un periodo de tiempo corto.

El aluminio, y en particular los sistemas de aluminio con Rotura de Puente Térmico, ofrecen unos altos valores de aislamiento térmico. Las prestaciones de los sistemas actuales de aluminio con Rotura de Puente Térmico, en comparación a los primeros sistemas, mejoran en un 75% sus valores de aislamiento térmico. Además, son un potente aliado en la rehabilitación de edificios debido a sus excelentes cualidades de durabilidad, resistencia y reciclabilidad.

rehabilitacion energetica edificios

Ejemplo. – Facultad de Relaciones Internacionales. - Universidad de León

Como ejemplo, cabe resaltar el proyecto de rehabilitación de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de León, en la que se realizó una rehabilitación integral del edificio con un cambio de la carpintería exterior. Se buscaba un diseño similar al original, tanto en acabado como en modulación, con una solución que resolviera, no solo aspectos de eficiencia energética, sino también, aspectos concernientes a la seguridad contra incendios y aislamiento acústico, junto con la premisa de mantener sus prestaciones inalteradas a lo largo del tiempo, con un mínimo mantenimiento posterior. La solución escogida fue la Serie IT61 RTP de Sistemas ITESAL.