Home >

Acabados del Aluminio: Sublimación

Una de las múltiples posibilidades que ofrecen los perfiles de aluminio, en lo que se refiere al acabado y estética de estos, es la imitación o efecto madera. Este acabado se puede conseguir por diversos procedimientos. En este artículo hablaremos de del método “sublimación”.

Acabados del Aluminio: Sublimación

La sublimación es uno de los cambios de estado de los materiales y consiste en el paso del estado sólido al estado gaseoso directamente, sin pasar por el estado líquido.

Mediante la sublimación de la pintura impresa en unas “bolsas”, se consigue que queden “tatuadas” las vetas y nudos de la madera o material que se quiere imitar en los perfiles de aluminio.


Pero ¿cómo se realiza este proceso y qué pasos hay que llevar a cabo?

Lo primero que tenemos que hacer es lacar los perfiles en la planta de lacado en un color base, que dependerá de la madera o material que se quiere conseguir.
Una vez lacado el perfil hay que envolverlo en una bolsa plástica que tiene impreso el dibujo a transferir al perfil.

Para asegurar un correcto acabado, hay que garantizar el perfecto contacto entre la bolsa y el perfil. Por eso, se realiza el vacío dentro de la bolsa, para que esta se quede perfectamente adherida y sin ningún pliegue a la barra o chapa de aluminio. Para evitar posibles roturas o desgarros del plástico que envuelve el perfil, por las aristas vivas o rebarbas que pudiera haber tras el corte de los mismos, se envuelven las puntas con una cinta de papel.

La barra, perfectamente envuelta en la bolsa, se introduce en un horno a una temperatura entre 190 y 220 °C., para conseguir el proceso de sublimación de la pintura impresa en la bolsa, la cual, al convertirse en gas, se introduce por los poros que tiene la pintura de la base, resultando un efecto “tatuaje” sobre el perfil.

Con la retirada de las bolsas y las comprobaciones pertinentes, podemos dar por finalizado el proceso.

Si incorporamos este acabado es perfiles de Aluminio con Rotura de Puente Térmico, obtenemos soluciones altamente prestacionales, dando protagonismo a la luz y a la estética, pudiendo combinarlo con otro tipo de acabado, gracias a la posibilidad de ensamblar perfiles bicolores.