Home >

Aluminio y rehabilitación: el tándem perfecto para nuestro ahorro

Podemos definir la rehabilitación de edificios como la acción constructiva que se realiza para mejorar el total de condiciones de un edificio o vivienda. Pero si hablamos de rehabilitación energética, nos referimos en concreto a una serie de mejoras orientadas a reducir la demanda y el consumo energético de un inmueble, disminuyendo al mismo tiempo tanto las emisiones de CO2 como las facturas energéticas.

Aluminio y rehabilitación: el tándem perfecto para nuestro ahorro


Una de las razones de la mala eficiencia energética, es el mal estado constructivo en el que se encuentra la envolvente del edificio. La rehabilitación va dirigida a corregir estas deficiencias, optimizando el consumo y aumentando la confortabilidad, principalmente con la renovación de dos factores fundamentales: las instalaciones y la envolvente del edificio, es decir, de las ventanas y puertas.

La elección de sistemas de carpintería de aluminio y sobre todo ventanas de aluminio con rotura de puente térmico, debido a sus propiedades y características nos ofrecen una serie de beneficios y ventajas que hacen que se defina como la mejor opción para la realización de este tipo de proyectos, que buscan la mejora de la eficiencia energética.

Un ejemplo de este tipo de actuación es la rehabilitación de la sede de la empresa TECNICALOR, en el Polígono Argales de la ciudad de Valladolid, donde se buscaba una rehabilitación integral del edificio. Por un lado, una rehabilitación energética con una reducción de pérdidas energéticas y un aumento en el ahorro energético y por otro lado, un cambio estético con una nueva imagen corporativa, renovando la envolvente deteriorada.

muro cortina aluminio

Se intentaba conseguir una fachada, en gran parte acristalada, como segunda piel, manteniendo la existente. Pero además, que fuera rápida y fácil de montar, con la posibilidad de elegir como imagen corporativa entre un gran número de acabados y colores. Además, debía ser resistente e inalterable a los agentes externos (rayos ultravioletas, diferencia de temperaturas, etc…), duradera y sin mantenimiento posterior. Y, por supuesto, debía proporcionar aislamiento térmico y acústico.

Cumpliendo con todos los requerimientos, el proyecto se resolvió, de modo general, con la elección del aluminio como material para la ejecución de la envolvente y de los Sistemas ITESAL, en particular, por sus características y valores. Por un lado, se utilizó el muro cortina IT50-MC en la parte superior como doble piel, en su variante de tapeta exterior, tanto en vertical como en horizontal, y por otro lado, se usó un panel composite ALBOND, adaptándose a toda la superficie de la fachada existente.

El trabajo fue realizado por Talleres Guerra, también de la ciudad de Valladolid, y su profesionalidad y ejecución confirió a la fachada un valor añadido.

La rehabilitación de un edificio puede llevarse a cabo por motivos de todo tipo: habitabilidad, diseño, distribución del espacio, sostenibilidad, seguridad, acabados… Pero, sea cual sea el motivo por el que se inicia la rehabilitación del edificio, cabe aprovechar la ocasión para estudiar todos aquellos aspectos que puedan mejorarse o modificarse en aras de la comodidad, el ahorro, la estética,… en definitiva, una mejor calidad de vida.

La elección del aluminio en la rehabilitación confiere la unión perfecta, el tándem perfecto.