Home >

¿Cambiar sus ventanas en un día? La importancia de la colocación en obra

El aire que entra por el recogedor de la cinta de la persiana, la condensación y humedad que aparece en los bordes de la ventana, las puertas que rozan al abrirse,... suelen ser defectos provocados por una mala colocación de la ventana o la puerta con los que no queremos encontrarnos. Por ello, contratar a un buen profesional nos generará beneficios a largo plazo.

¿Cambiar sus ventanas en un día? La importancia de la colocación en obra

Cambiar las ventanas y puertas de una vivienda tiene que ser una inversión, no un coste. Hay que generar un ahorro energético y una mejora del confort duraderos, por eso, no debemos colocar cualquier ventana, ni que lo haga cualquier persona ni de cualquier manera.

Cómo hemos visto en artículos anteriores, hay que prestar mucha atención a la hora de elegir la ventana o puerta de adecuada. Hay que tener en cuenta la orientación de la fachada, el tipo de apertura, el acabado, etc., pero, una vez que tenemos la ventana o puerta en casa ¿quién y cómo la instala en el hueco? Y es que, la correcta colocación es un factor muy importante, del cual dependerá el funcionamiento en conjunto de la envolvente de nuestra vivienda.

La unión entre la pared y la ventana es una zona crítica, ya que es el encuentro entre dos elementos distintos y tiene que realizarse correctamente. Esta unión tiene que garantizar:
- La resistencia mecánica (debe que ser capaz de resistir las cargas de viento, golpes, etc.)
- La estanqueidad al aire y al agua.
- El aislamiento térmico y acústico.
- El amortiguamiento de  los esfuerzos transmitidos por la pared o la ventana.

sellado de ventanas y puertas

Para conseguir estos objetivos hay que tener en cuenta ciertos aspectos básicos, como por ejemplo, rellenar los huecos existentes entre la pared o premarco y la ventana con un elemento aislante (a poder ser térmico y acústico) y luego realizar un sellado correcto (no basta con que sea decorativo).

Los efectos de la mala instalación de una buena ventana suponen:
- Pérdidas de energía, en torno a un 13% de media.
- Pérdida de confort:
• Condensaciones.
• Ruido, pérdidas de aislamiento entre 3 y 5 dBA.
• Circulaciones y corrientes de aire.
- Pérdida de eficacia de los sistemas de ventilación.

En definitiva, pérdidas económicas y de confort que se podrían haber evitado contando con el asesoramiento de un buen profesional.

termografía de una ventana