Home > Productos

Cerramientos de aluminio: la protección más eficaz

Mientras la obra nueva en España se recupera poco a poco (cerca de 100.000 viviendas acabarán visadas este año) la economía española está mejorando y el particular va asumiendo ciertos gastos para mejorar sus viviendas o sus negocios.

Cerramientos de aluminio: la protección más eficaz

Las condiciones climatológicas no siempre invitan a disfrutar de los espacios abiertos de un hotel, bar o restaurante. Sin embargo, un buen cerramiento puede ser determinante para darle absoluto protagonismo a la luz que entra en una estancia y lograr a su vez el aislamiento necesario que impida la entrada de frío o calor.

Así, el HOTEL MIRADOR EL SILO en Bello (Teruel) decidió mejorar las instalaciones para sus clientes, aumentando la superficie de su comedor. Para ello, bajo el porche de entrada, se proyectó un cerramiento de aluminio y vidrio.

La empresa fabricante de carpintería de aluminio de Pina de Ebro, ALUVIDAL, llevó lo proyectado a la realidad utilizando perfilería de la marca ITESAL: IT-73 PERIMETRAL, IT45 CE, IT40 CE y Mallorquina Umbra. Para el vidrio se usó: vidrio laminado 3+3, tanto transparente como mate, y zonas con panel sándwich aislante.

cerramientos aluminio

A parte de las características anteriormente indicadas, el porche cerrado puede funcionar como si fuera un invernadero. Así, en orientaciones sur puede ser una fuente pasiva de calor que permite reducir la potencia instalada de calefacción. La radiación solar que entra a través de las superficies de vidrio del solarium y de las ventanas que lo comunican con el interior del edificio, sirve para calentar el aire pero también para calentar otros elementos como el suelo, las paredes, etc., que reciban dicha radiación solar. Si además dichos elementos tienen inercia térmica, durante las horas de sol acumularán calor y posteriormente lo empezarán a emitir, cuando la temperatura descienda en el interior de la vivienda.

A diferencia de otros materiales, el aluminio tiene la ventaja de ser "inalterable" y "resistente al paso del tiempo", a la vez que contribuye por su propia naturaleza a ahorrar energía en los edificios. Otras ventajas del aluminio son su ligereza y facilidad de trabajar, pero a la vez su resistencia para grandes estructuras. Además, el aluminio no se oxida como el acero, no se pudre como la madera y no se degrada con los efectos de la luz solar y dilataciones como el plástico.