Home >

El aluminio, la luz y la radiación solar

Hay diferentes razones para controlar la cantidad de energía solar e iluminación que puede incidir en el interior de un edificio.

El aluminio, la luz y la radiación solar

Por ejemplo, en climas cálidos y soleados, el exceso de ganancia solar puede ocasionar un alto consumo en energía para refrigerar. En climas fríos y templados, por el contrario, el sol que entra en invierno por las ventanas orientadas al sur contribuirá positivamente a la calefacción solar gratuita de nuestro edificio.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta otra de las características que traen los rayos solares: la iluminación, la cual tenemos que controlar para conseguir que sea natural, correcta y continua.

Es clave, por lo tanto, un correcto diseño del edificio con elementos de control solar y sombreamiento, pudiendo así reducir drásticamente las necesidades de consumo de energía de nuestros edificios y, a la vez, mejorar la calidad de la iluminación natural.

persinanas aluminio

El control solar y el sombreamiento pueden ser proporcionados por:

- Protección solar fija, es decir, aquellos elementos incluidos en el diseño arquitectónico del edificio y que no pueden ser manipulados: buena orientación del edificio, diseño de aleros de protección, utilización de superficies reflectantes, vidrios de control solar, o introducción en el proyecto de jardinería con árboles de hoja caduca, que en verano crean sombra y en invierno dejan pasar los rayos solares.

- Protección solar móvil, manipulables por el ser humano y que pueden adaptarse a las situaciones estacionales:
   · Dispositivos externos como persianas o lamas
   · Dispositivos internos de control de la iluminación como persianas venecianas, vinilos, cortinas, etc…

mallorquina aluminio

La carpintería de aluminio contribuye de forma muy activa en el diseño arquitectónico exterior de los edificios para adaptarse a las diferentes formas de radiación solar, orientaciones y climas.

Así, la gran resistencia del aluminio, proporcionada por la condición de elemento metálico, permite que las carpinterías de ventanas y puertas sean más estrechas, permitiendo que entre más energía solar e iluminación en nuestros edificios. En este caso, el aluminio es un material solidario, dando mayor protagonismo al vidrio, aunque discretamente le aporte al hueco su estrechez, resistencia, estética y presencia.

Pero igualmente, existen sistemas de aluminio de gran eficacia para la protección solar como son las mallorquinas, celosías o lamas.

La empresa aragonesa ITESAL, que este año 2017 cumple 25 años en el mercado, aporta sus sistemas de mallorquinas, sistemas umbra o celosías que como se puede observar en las fotografías puede adoptarse a diferentes formas y usos.
 
En estos casos, son trabajos realizados por la empresa ALUVIDAL, que muestran la gran versatilidad y adaptación a los más exigentes retos para mejorar el confort y la economía de nuestros edificios.


GuardarGuardarGuardar