Home >

El aluminio como potenciador del ahorro doméstico

Como hemos repetido en muchas ocasiones, la eficiencia energética trata de obtener resultados adecuados en la utilización de la energía, no sólo en términos de rentabilidad, sino también en las condiciones de confort de los usuarios. Además, ahorrando energía favorecemos la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, no contribuyendo al efecto del calentamiento global.

El aluminio como potenciador del ahorro doméstico

¿Es cara la energía?
 
Si preguntáramos a la gente por su opinión en relación al precio de la energía, la respuesta parece evidente: es cara. Para hacernos una idea, el coste de la electricidad en estos momentos, aproximadamente, es de 0.12 Kw/h y el del gas natural unos 0.05 kW/h, a lo que habría que sumar, en ambos casos, términos fijos e impuestos.

Partiendo de una encuesta realizada por Unión Fenosa (año 2015), en la que se tienen en cuenta una serie de aspectos relacionados con el consumo de energía (mantenimientos, conocimientos de materia energética, control de gasto, etc….) se deduce que los hogares españoles podrían ahorrar hasta un 27.4 % de energía, lo que equivaldría, por ejemplo, a las emisiones de CO2 que producen unos 3.5 millones de vehículos o, en términos económicos, un ahorro de unos 5.350 millones de euros.

 
ventanas aluminio

Está claro, por tanto, que es interesante fomentar desde todos los ámbitos, la cultura del ahorro energético no sólo por el bien común, sino también, por el propio. La fotografía del ciudadano eficiente que se desprende del estudio, es la de una persona de 35 a 49 años, de clase media-alta y hábitat urbano. Es paradójico que las personas que más pueden necesitar este ahorro energético (clases humildes, con escasos recursos, viviendas antiguas…) carezcan de apoyo informativo, formativo y económico suficiente para realizar posibles inversiones en aras de buscar y conseguir este beneficio.

El aluminio como potenciador del ahorro

Por ello, una de las soluciones más eficaces y rápidas para obtener este ahorro energético, es la sustitución o cambio de la carpintería exterior por una de aluminio y, en particular, carpinterías de aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT). A parte de ser una acción rápida y sencilla en su ejecución, en la que los beneficios de confort interior se empiezan a observar desde el primer día de su instalación, la amortización de la inversión realizada se consigue en un periodo de tiempo corto.

 
carpintería de aluminio

Ejemplo.- Rehabilitación vivienda en Plaza del Carmen (Valladolid).
 
Como ejemplo de este tipo de actuación, nos gustaría resaltar la rehabilitación de una vivienda de la barriada de las Las Delicias, en Valladolid. El proyecto, realizado por IBL Carpintería y Reformas, de la misma ciudad, buscaba como solución técnica, la consecución tanto de un confort interior como de un ahorro energético en la factura de la calefacción. Además, al encontrarse a una gran altura, la permeabilidad al aire debía de ser excepcional, manteniéndose dicha propiedad a lo largo de toda su vida útil. El resultado fue, simplemente, extraordinario.
Como no podía ser de otra forma, se resolvió con la serie IT61 RPT de ITESAL Ventanas, gracias a su gran aislamiento térmico y acústico. Gracias a las bondades del aluminio, junto con su máxima clasificación obtenida al ensayo de la permeabilidad al aire, nos permite asegurar que las prestaciones de la ventana se mantengan inalterables en el tiempo.

Los Sistemas ITESAL te ayudan a ahorrar energía. Los sistemas ITESAL te generan confort.


GuardarGuardarGuardar