Home >

El aluminio en contra del cambio climático

Desde el 30 de Noviembre al 11 de Diciembre de 2015, se desarrolla en París la Cumbre del Clima, en la que los representantes de 195 países intentan cerrar un acuerdo global para frenar el cambio climático (del que ya todos sabemos que es un hecho probado).

El aluminio en contra del cambio climático

Jefes de Estado de los países más grandes e importantes del mundo, pero también más contaminantes, participan en esta cumbre, de la que se espera se comprometan a parar el aumento de emisiones de efecto invernadero.

Los llamados gases de efecto invernadero, principalmente el dióxido de carbono (CO2), se acumulan en la atmósfera e impiden que las radiaciones infrarrojas que emite el planeta, al calentarse, salgan al espacio. Esto hace que la temperatura del planeta suba. Las actividades humanas han contribuido a romper el equilibrio existente, principalmente la utilización de combustibles fósiles no reciclables, como el petróleo y el carbón, no sólo para la obtención de energía, sino también para la producción de otros materiales muy diversos, por ejemplo, los plásticos.

Los científicos advierten que ya existe un cambio climático debido a los gases de efecto invernadero que el hombre ha emitido. Esto hace que no se pueda impedir que la temperatura media global aumente y la opción que dan es limitar ese incremento a dos grados en 2100 respecto a los niveles preindustriales, para evitar así grandes desastres naturales.  

Si el ser humano continúa con el ritmo de emisión de gases sin tomar medidas, la temperatura media global subirá entre 3,7 y 4,8 grados en 2100 respecto al nivel preindustrial (s. XIX). Además del aumento de la temperatura y del nivel del mar, también afectará a los fenómenos climáticos extremos, como inundaciones, sequías y ciclones.

efectos cambio climático

La empresa aragonesa ITESAL, está totalmente concienciada con el medio ambiente; así en sus actividades de producción utiliza procesos que respetan la naturaleza y ayudan a ahorrar energía. Por otra parte, el aluminio es un material infinitamente reciclable y, por supuesto, nada tiene que ver con el petróleo, del que sí proceden los plásticos utilizados en nuestro sector y que, por tanto, tienen una alta influencia en la contaminación global; los plásticos, ni siquiera son reciclables para el mismo uso de origen.

El aluminio, una vez que entra en el círculo de la reciclabilidad, puede repetir este proceso infinitamente, manteniendo las características del material inalterables. Además, sólo se utiliza para reciclar el aluminio un 5% de la energía que fue necesaria para su primera producción.

Actualmente, con la tecnología de las carpinterías con RPT (Rotura de Puente Térmico) de ITESAL, se consigue ahorrar energía en los edificios: “La energía más limpia es la que no se consume”.

ITESAL, en sus procesos productivos, con la materia prima de sus productos y con sus productos terminados, está orgullosa de poder decir que está comprometida en ayudar a la conservación del medio ambiente.