Home >

El aluminio reduce el consumo de los edificios

Si nos preguntaran por el consumo de nuestros coches o incluso por el consumo energético de nuestros electrodomésticos, la mayoría de nosotros sabríamos contestar sin problema. Sin embargo, para un bien tan importante desde el punto de vista personal y económico como son nuestras viviendas, ¿sabríamos decir cuanto consumen nuestros edificios y si son sostenibles?

El aluminio reduce el consumo de los edificios

¿Cómo medir la sostenibilidad de nuestro edificio?

La Certificación Energética de los Edificios es una exigencia derivada de la Directiva 2002/91/CE, por el que se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios, tanto de nueva construcción como existentes.

En este certificado y mediante una etiqueta de eficiencia energética, se asigna a cada edificio una Clase Energética de eficiencia, que variará desde la clase A, para los energéticamente más eficientes, a la clase G, para los menos eficientes, con un criterio similar al utilizado en los electrodomésticos.

Una vez midamos el gasto energético de un edificio, podremos mejorar su calificación con una rehabilitación energética. En España, aunque la mayoría de los electrodomésticos son A, A+ o A++, el 70 % de nuestros edificios españoles calificados han obtenido la letra D o peor.


¿Dónde está realmente el consumo en un edificio?

Comparando las diferentes instalaciones, y más si consideramos un edificio de oficinas, la climatización supone casi el 50 % de la energía consumida, seguida de la iluminación, con un 22 %.

Para poder reducir el consumo en estas dos instalaciones principales, no podemos olvidarnos de un elemento como es la fachada. La envolvente o fachada es nuestro primer control a nivel térmico, lumínico, acústico, de seguridad, estanqueidad y radiación solar.

muro cortina aluminio


Aluminio como potenciador del ahorro

El papel que juegan los cerramientos, y en particular las ventanas, en la envolvente del edificio es fundamental. Su influencia en el resultado de la certificación energética de un edificio es muy importante. No podemos decir, que sustituyendo las ventanas de un edificio podemos subir dos o más letras la clasificación o obtener una clasificación A. Pero, si queremos obtener clasificación A o aumentar la clasificación energética de un edificio, obligatoriamente, debemos actuar sobre las ventanas. Por ello, una de las medidas propuestas más comunes es la sustitución de la carpintería.

Los sistemas de carpintería de aluminio, y en particular, los sistemas de Rotura de Puente Térmico (RPT), destacan como la mejor opción para la realización de los distintos cerramientos de la envolvente del edificio, no sólo desde el punto de vista de ahorro energético, sino también por disponer de una serie de características únicas y muy ventajosas en relación a otros materiales, desde el punto de vista medioambiental y de confort interior.

talleres ventanas aluminio


Ejemplo. – Nave Industrial y de Oficinas en el Polígono Industrial San Cristobal (Valladolid)

Nos gustaría resaltar, como ejemplo, la ejecución de una nave industrial en el Polígono Industrial San Cristobal, en la ciudad de Valladolid. En dicho proyecto, la solución del cerramiento que se buscaba en la envolvente de la nave industrial, debía combinar confort, aislamiento, seguridad y estética. Por otro lado, al tratarse de un lugar público, la protección y luminosidad tenían una gran importancia a la vez, por supuesto, de una excelente relación calidad-precio.

Se resolvió, como no podía ser de otra forma, con la serie IT50MC Tapeta de Itesal Ventanas, que se adaptaba perfectamente a lo que se buscaban. Además, el trabajo fue realizado de forma muy profesional y exitosa por parte de Talleres Imeva, de la misma localidad de Valladolid.