Home >

El aluminio y la durabilidad como concepto de ahorro

La durabilidad de un cerramiento se puede definir como el tiempo durante el cual la ventana se encuentra en uso, eso sí, y esto es de gran importancia, manteniendo todas sus propiedades originales. El hecho de escoger materiales y productos con largos ciclos de vida, con una gran durabilidad, manteniendo sus propiedades prácticamente inalteradas a lo largo de todo ese tiempo, implica una serie de beneficios económicos.

El aluminio y la durabilidad como concepto de ahorro

Además de una mayor facilidad de amortización, nos evitan cambiar o invertir otra vez en un nuevo producto debido a esa pérdida de prestaciones. Por tanto, nos permiten ahorrar en el consumo de recursos y energía. Y es que citando una frase célebre, “No hay energía más barata que la que no se consume, ni material más sostenible que el que no se gasta”.

En el caso de las carpinterías exteriores, este concepto depende, en exclusiva, del material utilizado en la fabricación de las ventanas y puertas. Es decir, del comportamiento que tenga a las condiciones ambientales, de su coeficiente de dilatación, de la posibilidad de un nulo o fácil mantenimiento y de su resistencia.

ventanas aluminio RPT

Máxima durabilidad con Aluminio con RPT

Los sistemas de carpintería de aluminio con RPT destacan como la solución más idónea para una máxima durabilidad. El aluminio, al tratarse de un metal, se caracteriza con un bajo peso específico que le permite tener una gran resistencia con un menor peso. Además, sus excepcionales cualidades en cuanto a su resistencia a los agentes atmosféricos y radiaciones ultravioletas, le hace un material idóneo para ambientes exteriores. Por otro lado, su reducido coeficiente de dilatación, le confiere una estabilidad dimensional al sistema que evita desajustes en la estanqueidad de la ventana, pérdidas de aislamiento acústico y térmico.

Dicho de otro modo, cuando elegimos una ventana de aluminio con RPT, tenemos la garantía que las prestaciones de la misma van a durar a lo largo de todo su ciclo de vida que, en ocasiones, es mayor que el ciclo de vida del propio edificio. No va a ser necesario el cambiar las ventanas debido a su deterioro y no vamos a invertir durante ese tiempo en ningún tipo de mantenimiento especial en las mismas.

Es muy fácil encontrar ventanas de aluminio instaladas hace décadas que mantienen intactas sus cualidades.

ventanas aluminio RPT

Para solventar un problema: Aluminio RPT

Nos gustaría resaltar, como ejemplo, la reforma de un gran mirador en un bloque de viviendas situado en la barrio de  La Flecha, de la localidad de Arroyo de la Encomienda, en Valladolid.

En este bloque de edificios, los vecinos tenían una serie de problemas de confort muy importantes debido a un gran mirador que disponía el edificio en la esquina. Sufrían entradas de aire y de agua al interior de la vivienda, el cerramiento sufría fuertes dilataciones y el aspecto exterior del mismo estaba muy deteriorado. Con tan sólo 7 años “de vida” del inmueble, y dado la incomodidad que generaba en el día a día de los propietarios, decidieron cambiar el mirador. Se buscaba mantener la misma modulación, pero con un material diferente al que tenían actualmente, en los que para esos tamaños y formas les aseguraran el mantenimiento de las prestaciones del cerramiento y la tranquilidad de no tener que volver a cambiar de nuevo el mirador. La solución, como no podía ser de otra forma, aluminio con RPT.

Se resolvió con la serie IT61RPT de Itesal Ventanas, que cumple con todos los objetivos buscados. Además, el trabajo fue realizado de forma muy profesional y exitosa por parte de Ventanas IBL, de la misma localidad de Valladolid.

La elección o la sustitución de las ventanas y cerramientos en nuestros posibles proyectos o reformas, supone una inversión importante y en ocasiones un meritorio esfuerzo económico. Se deben sopesar muchos factores y saber para cuánto tiempo es la inversión es uno de los más importantes. Citando otra frase célebre, que no nos pase lo siguiente: “Al final, lo barato sale caro”.


GuardarGuardar