Home >

El factor solar como elemento clave en la eficiencia energética (Parte II)

Hoy enlazaremos con el tema abierto sobre eficiencia energética en nuestro hogar u oficina, centrándonos en la importancia del sol para ello. Y es que entendemos por factor solar aquella energía que proviene de dicho astro. Pero hay algo más a tener presente.

El factor solar como elemento clave en la eficiencia energética (Parte II)

 

Que existen determinados cerramientos que son los que realmente dejan traspasar el factor solar a las estancias interiores de cualquier edificio.



Tres elementos influyen en la modificación del factor solar en viviendas: el % de marcos y vidrio, el factor solar propio del vidrio y aquellos elementos de protección solar que queramos incluir, como las lamas, las mallorquinas o los toldos.

Modificando los elementos anteriores se puede conseguir una modificación del factor solar.

Pero, ¿siempre nos interesará un factor solar lo más elevado posible?
Pues dependerá del tipo de clima en el que se ubiquen las ventanas.

Por ejemplo, en zonas frías, como puede ser la de Burgos, la mejor opción será un factor solar alto, es decir, que la energía solar atraviese con fuerza la ventana, calentando lo máximo posible el interior de cada vivienda, permitiendo a su vez obtener un menor gasto en calefacción. En cambio, en un clima cálido como el de Alicante, lo más interesante sería un factor solar bajo, y así evitar tener que refrigerar mucho la vivienda en verano, ahorrando en energía.

En la siguiente tabla, extracto del estudio de Tecnalia (Laboratorio acreditado por ENAC) 14_05304, se puede ver el efecto del factor solar en la eficiencia energética:

En este extracto de la tabla 8 del citado estudio, se demuestra que un edifico de oficinas en una zona climática A donde aumenten el factor del vidrio en un 24% tras una reforma, podrán conseguir un ahorro energético un 36% superior al de antes del cambio.

De todos modos, existe una excelente forma de conseguir una alta eficiencia energética: utilizando un sistema de protección solar variable, gracias a ventanas mallorquinas o un sistema de lamas. De esta forma, se aprovecha al máximo el aporte energético del sol en invierno, y se reducen las necesidades de refrigeración en verano.

¿Y tú? ¿De verdad le sacas el máximo partido a la energía del sol en tu día a día? Nosotros te podemos ayudar a conseguirlo. ¡Contáctanos!