Home >

El sector turístico apuesta por el aluminio para ahorrar energía y crear confort

El sector turístico, aún siendo uno de los sectores más eficientes de la industria española que ve como año tras año aumenta el número de visitantes, todavía tiene un amplio potencial de ahorro, en torno al 20% que podría alcanzarse con la aplicación de medidas de eficiencia energética.

El sector turístico apuesta por el aluminio para ahorrar energía y crear confort

Se está observando, cada vez más, que en el marco de las inversiones y reformas que se acometen en los hoteles, se incorporan medidas de reducción de energía y agua, disminuyendo así su consumo energético y por lo tanto reduciendo también los costes de explotación.

Entre estas medidas, y debido en parte a esa mejoría en los datos económicos, se empieza a actuar en la renovación de la piel del edificio, adaptándose así al nuevo Código Técnico de la Edificación.
 
ahorro energético

Es el caso del Hotel Artiem Madrid, en el que se ha buscó una rehabilitación integral del edificio, que ya se ejecutó en el año 2015 y en el tiempo record de 3 meses y medio. Para este proyecto, el estudio de arquitectura de Gabriel Montañés, ubicado en Mahón (Menorca), proyectó una fachada en la que además del diseño arquitectónico se pensó en el aislamiento térmico de la “piel del edificio”.

El taller instalador de la carpintería de aluminio, Martín Jiménez Nuñez, de La Solana (Ciudad Real), realizó una buena labor ejecutiva. Las ventanas de aluminio instaladas son de la marca ITESAL: serie IT45-RPT para las ventanas abatibles de las habitaciones, serie IT-61 RPT para los fijos de los escaparates de la planta baja y serie corredera elevable IT-128-ELV RPT para el gimnasio cardio GYM de planta baja.

escaparates ventanas aluminio

Igualmente, se colocaron vidrios de grandes prestaciones como por ejemplo el de las habitaciones que es un PLANITHERM 3+3/10/4 con baja emisividad y control solar.

Una actuación sencilla y que supuso una buena medida para el ahorro energético fue la instalación de un detector de contacto para la ventana, de forma que la apertura de la misma proporcionase una señal hacia la unidad de climatización para que se apagase después de un tiempo predeterminado.

Como se ve en las fotografías, el aspecto final es espectacular, atractivo y moderno. La fachada no sólo cumple una función de atracción al cliente hacia un lugar de bienestar y acogimiento, sino que también reduce el consumo energético y, sobre todo, mejora la confortabilidad del cliente.