Home >

El tratamiento anodizado en ventanas y puertas de aluminio

Tanto el lacado como el anodizado son tratamientos preparados para soportar el ambiente marino. Sin embargo, los sistemitas lo afrontan de diferente forma. Por ejemplo, Itesal tiene el certificado SEASIDE como estándar en toda su producción y no es necesario pedir o ampliar el presupuesto o plazo de entrega por este motivo.

El tratamiento anodizado en ventanas y puertas de aluminio

Hablando del tratamiento del recubrimiento, hay que decir que el anodizado es un proceso electroquímico, desarrollado hace 50 años, en el cual se logra formar una capa protectora de óxido de aluminio (alúmina) sobre la superficie del aluminio base.

La vida útil de este acabado es proporcional al espesor de la capa anódica obtenida.

El óxido de aluminio es duro, estable y resistente a los agentes corrosivos del medio ambiente y de ahí su condición de protector del metal base. La capa crece desde el aluminio debido al proceso electroquímico, es decir, que está integrada al metal, por lo que no puede ser escamada o pelada.

aluminio anodizado

Como la estructura cristalina de la capa está formada por muchos poros hexagonales muy pequeños, se puede colorear utilizando el proceso de “electro coloración”, que consiste en depositar iones metálicos dentro de los mismos. Se obtienen distintas tonalidades según el metal utilizado y la cantidad depositada dentro de los poros, dado que estos factores influyen sobre la difracción de la luz a través de la capa de aluminio anodizado.

Finalmente, los poros se sellan llenándose de hidróxido de aluminio inerte.

Este recubrimiento es útil en zonas de mucho tráfico, ambientes salinos sometida a un abuso físico y donde se utilicen limpiadores abrasivos.