Home >

España prohibirá las bolsas de plástico en 2018

Desde hace unos meses, la Unión Europea ha ordenado a sus Estados miembros que tomen medidas para que en los próximos cinco años se reduzca drásticamente el uso de bolsas de plástico. ¿Qué te parece? ¿Estás de acuerdo con esta normativa? 

España prohibirá las bolsas de plástico en 2018

Para ello, el Ministerio de Medio Ambiente de España ha elaborado un duro calendario de eliminación que incluye la prohibición de distribuir estas bolsas en 2018.

Mejor tarde que nunca, pero en esta lucha contra el plástico, hay países que nos llevan mucha ventaja. Estos tres casos son claros ejemplos de sincera concienciación por el medio ambiente:

- El Estado de California en EE.UU., donde se firmará este mismo año una norma que prohíba las bolsas de plástico.
- La ciudad de Concord, en el Estado de Massachusets, también en EE.UU. Aquí prohibieron, ya en el año 2013, las botellas plásticas para el agua.
- La ciudad de Bundanoon, Sydney, en Australia. En Bundanoon están prohibidas las botellas de plástico desde 2009.

Y así podríamos nombrar diversos lugares del mundo que están preocupados por el medio ambiente y que ya han empezado la lucha contra el plástico.

Pero, ¿por qué esa lucha contra el plástico? La respuesta es muy sencilla: el plástico es un material contaminante, y difícilmente reciclable. Está compuesto por sustancias tóxicas que, sometidas a altas temperaturas, pueden llegar a trasmitirse al contenido del recipiente, o incluso, soltar al aire sustancias que al respirar podrían causarnos la muerte.

Además, en el aeropuerto de Düsseldorf, hace ya unos años, murieron 11 personas a causa de inhalación de gases tóxicos y, probablemente, tamibén dioxinas producidas al quemarse la protección de PVC de las conducciones de cables y del aire acondicionado. Otro ejemplo, por desgracia, lo encontramos en Zaragoza: en 1990, en la discoteca Flying, y según la Sentencia dictada en el proceso, 43 personas murieron por inhalación de gases tóxicos emitidos por los materiales plásticos al ser quemados.



¿Está en nuestras manos seguir gozando de un cielo azul inspirador en nuestro día a día? La respuesta es SI (en mayúsculas). Para ello, debemos cambiar los más sencillos hábitos cotidianos que hemos ido adquiriendo desde hace años, y que siempre hemos considerado como válidos, por sencillas acciones que tan solo requieren de cierta disciplina inicial. ¿Un buen ejemplo? Acudir siempre a la compra, aunque únicamente sea a buscar el pan, con nuestras bolsas de tela, cestas, carros de la compra o aquellas bolsas especialmente creadas para la ocasión por establecimientos especialidados.

¿Creías que poner precio a las bolsas de plástico resultaría suficiente para erradicar el problema? Nosotros la seguimos viendo una medida insuficiente. Ni tan siquiera introducir un mensaje en todas las bolsas aludiendo a los efectos que provocan en el medio ambiente a partir de 2015, y hasta el 2018 (cuando quedarán erradicadas) lo consideramos suficiente a la hora de evitar que nuestra salud se resienta por culpa de malas prácticas con el plástico.

Por este motivo, recomendamos olvidarnos de las bolsas de plástico de un solo uso. Únicamente entonces dejaremos de seguir utilizando millones de hectáreas de tierras fértiles para producir una bolsa plástica más. ¿Y es que sabías que su vida útil es, únicamente, de 14 minutos?