Home >

Las soluciones del aluminio a la permeabilidad al aire

Los tres elementos que influyen en la eficiencia energética de una ventana son: la permeabilidad al aire, la transmitancia térmica y el factor solar. Éste último depende, en gran medida, del vidrio que elijamos y de los elementos de protección solar como las lamas.

Las soluciones del aluminio a la permeabilidad al aire

Se trata de la relación que hay entre la energía del sol que atraviesa la ventana y la que incide en ella, por lo que en fachadas soleadas es bueno que el factor solar sea alto en climas fríos y bajo en climas cálidos.

La transmitancia térmica depende, aproximadamente, en un 75% del vidrio y en un 25 % de la carpintería, excepto en aquellas que no son de aluminio ya que, por su menor estabilidad y resistencia, necesitarán más sección de marco y hoja.

Finalmente, la permeabilidad al aire de una ventana es una característica de la misma en su conjunto y de los sistemas de cierre. Se clasifica de 0 a 4, correspondiendo la clase 4 al valor de mínima permeabilidad ≈ máxima estanqueidad.

El Código Técnico de la Edificación (CTE), en su Documento Básico de Ahorro Energético (DB HE) limita la permeabilidad al aire en función de las zonas climáticas, de forma que en las regiones más cálidas (zonas A y B = Canarias, Cádiz, Málaga…) bastaría con clase 1 y en el resto de zonas, más frías, con clase 2.

Los sistemas de aluminio actuales no tienen problemas con cumplir este aspecto ya que casi todos son clase 3 o superior. Una valor de 4 en permeabilidad al aire genera confort en la vivienda y ahorro energético.

permeabilidad al aire de las ventanas

Es importante que la ventana mantenga las prestaciones con el tiempo, ya que si el material utilizado tiene grandes dilataciones, puede perder la estanqueidad del cierre. En este sentido, los sistemas de apertura con ventanas abisagradas permiten colocar juntas de estanqueidad perimetralmente.

Los sistemas correderas usan burletes-cepillos para impedir la entrada del aire en el interior de los edificios. Por ello, últimamente estos cepillos se están desarrollando buscando mejoras y, en este sentido, la empresa aragonesa de sistemas de aluminio ITESAL ha creado una nueva corredera que es una evolución en su categoría: la IT-61CR EVO. Dentro de las características que tiene esta nueva corredera destaca la incorporación de un cepillo TRIFLIM, que mejora las prestaciones de la ventana en cuanto a permeabilidad al aire.

Otra opción, son las ventanas oscilo paralelas, en las que la hoja se desplaza de forma parecida a los portones de una furgoneta. Los herrajes, permiten que la hoja pueda también deslizarse, pero en el momento de cerrar aprieta las juntas de estanqueidad como en un sistema abisagrado común.

sección perimetral de una ventana