Home >

Los ventanales convertidos en protagonistas del diseño

Desde hace tiempo, los huecos en fachadas han dejado de ser una parte más de la envolvente de un edificio para convertirse en un elemento más de diseño, elegancia y exclusividad. Gracias al aluminio, estos elementos adquieren más presencia y personalidad, estableciendo un producto de calidad para cumplir las exigencias del cliente y del proyectista.

Los ventanales convertidos en protagonistas del diseño

La CASA RURAL ORDESA en la bella localidad oscense de BELSIERRE, próxima al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es un perfecto ejemplo de integración de la carpintería de aluminio en la fachada. El propietario de la casa rural quería concebir un espacio diferente y exclusivo y así se lo hizo saber al arquitecto D. Pedro Miguel Bernard Rivera (www.arquitecturabernad.com) que desarrolló un proyecto integrado en el entorno, con un fuerte carácter montañés. La carpintería de aluminio fue ejecutada por la empresa METÁLICAS ABAD, de Monzón (Huesca) (www.metalicasabad.com).

Tradicionalmente, la arquitectura en el Pirineo Aragonés  nace del resultado de una adecuación al terreno, los materiales disponibles y el clima. Sus fachadas se caracterizan por dos materiales esenciales: la piedra y la madera, empleando así los materiales propios de su entorno. Los tejados de gran inclinación suelen ser de lajas de la zona, aunque en este caso se recurrió a la teja árabe, también característica. Finalmente, las carpinterías, los dinteles y los aleros de la cubierta son de madera, dando gran importancia a los balcones.
 
 

En cuanto a los huecos de fachadas, el aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT) permite al proyectista darle un acabado que imita fielmente la madera conforme al estilo tradicional, pero mejorando algunos aspectos como la esbeltez, la resistencia y el poco mantenimiento del aluminio.

La carpintería proyectada es de la serie IT 61 RPT de ITESAL (www.itesal.es) con acabado en madera de EMBERO, que queda integrada perfectamente con toda la fachada. Para favorecer el confort y el ahorro energético, además de concebir una carpintería con rotura de puente térmico (RPT), se empleó un vidrio  de baja emisividad.



Como se puede certificar en las fotografías, el resultado final da a las estancias una iluminación natural, creando sensación de cálido confort. Igualmente, con esos ventanales de grandes dimensiones, se favorece la entrada de luz y calor, permitiendo el calentamiento gratuito de la estancia. Gracias a las buenas propiedades del aluminio como material rígido y resistente a la vez que esbelto, se pueden proyectar grandes dimensiones de huecos dando protagonismo a la luz. Dado que la carpintería se encuentra retranqueada con respecto a la línea de fachada y bajo los aleros de la cubierta, permite que en verano el sol no entre directamente. Así, la estancia no se calienta pero permite la entrada de luz, consiguiendo calor en invierno y refrigeración en verano de forma sencilla.

Finalmente, también se emplearon perfiles de aluminio en la distribución interior, lo que permitió utilizar secciones de poco espesor, consiguiendo dar sensación de espacios diáfanos, amplios, elegantes y, sobre todo, la palabra clave: CONFORT.