Home >

¿Por qué para tu ventana el aluminio es lo que más te conviene?

En los últimos tiempos, en España, han surgido ventanas fabricadas con materiales alternativos a la madera y al aluminio, fundamentalmente el plástico. Su razón de ser ha sido, por un lado, el precio y, por otro lado, su “supuesta” superioridad en eficiencia energética.

¿Por qué para tu ventana el aluminio es lo que más te conviene?

El precio es coyuntural, por la necesidad de abrirse un hueco en el mercado pero, sobre todo, porque están llegando ventanas hechas con plástico de mala calidad que, por supuesto, terminan ocasionando serios problemas a aquella persona que elige colocar plástico.

En relación a la segunda causa, ya se ha demostrado por medio de un informe que realizó Tecnalia, que el plástico no tiene ninguna superioridad sobre el aluminio, (http://www.ventanasypuertasdealuminio.es/eficiencia-energetica.php), ya que la importancia más alta no la tiene en sí el material, sino la totalidad de la ventana y, en particular, el vidrio que es el que ocupa mayor espacio en dicha ventana (http://www.ventanasypuertasdealuminio.es//pueden-tus-ventanas-ayudarte-a-ahorrar-energia/n25/).

ventana aluminio RPT

Pero hay una serie de beneficios que sólo tiene el aluminio:

- Sostenible medioambientalmente. El aluminio se puede reciclar infinitamente, no acaba en vertederos, como sí lo hace el plástico cuando se ha empleado pocas veces. Además, el plástico que se reutiliza pierde propiedades significativamente y es precisamente esta la causa de la mala calidad de las ventanas de plástico en España.

- Duración. Tenemos ventanas de aluminio desde hace más de 50 años intactas. Sin embargo, ya se cambian ventanas de plástico de 3 años colocadas en lugares cálidos debido a sus dilataciones que provocan mal funcionamiento.

- Seguridad en caso de incendio. El aluminio funde a más de 600 ºC y es inocuo, algo que no pasa con el plástico, por no hablar de la madera en un incendio.

- Seguridad ante ataques de intrusos, gracias a su gran resistencia.

- Posibilidad de infinitos colores y acabados, incluyendo efectos madera extraordinarios.

- Luminosidad. La resistencia del aluminio permite hacer ventanas con poca sección de perfil, algo que no pasa con el plástico.

- Facilidad de mantenimiento. Únicamente necesita limpiarse con agua y jabón neutro para quitarle el polvo.

- Alto aislamiento acústico.

- Versatilidad alta. Permite usos muy diversos y una evolución en el tiempo increíble, logrando estándares de calidad difícil de igualar por ningún otro material.

- Relación calidad precio inigualable, porque en más de 50 años no te verás obligado a pensar más en tus ventanas, sobre todo si son con RPT (Rotura de Puente Térmico).



Guardar