Home >

Prescripción de la ventana adecuada

La función principal de una ventana es la comunicación del interior de la vivienda al exterior, permitiendo pasar la luz y ventilar. Dado que es un punto de comunicación con el exterior hay que seleccionar adecuadamente a este elemento para que cumpla estas funciones de una manera apropiada en cada entorno, atendiendo estas características a los siguientes puntos de vista:

Prescripción de la ventana adecuada

    - Ahorro energético.
    - Usabilidad.
    - Confort.
    - Seguridad.

Analizando  estos cuatro factores con la debida profundidad se podrá tener una amplia visión de cuáles son los factores y poder determinar la mejor ventana en cada caso.


Factores determinantes para el correcta prescripción:

1.- Desde el punto de vista energético:

Desde el punto de vista energético, hay 4 factores que hay que tener en cuenta para la selección de la ventana adecuada:

- Transmitancia térmica:

La transmitancia térmica de la ventana determina la pérdida (invierno) o ganancia (verano) térmica que habrá entre la parte interior y exterior del cerramiento debida única y exclusivamente a la diferencia de temperaturas.

La transmitancia térmica se realiza mediante un cálculo proporcional de los componentes de la ventana, marco y vidrio. De esta forma, el vidrio en este caso será el factor determinante para conseguir el mayor ahorro energético.

Transmitancia térmica

En este aspecto hay que tener en cuenta que diferentes  sistemas de carpintería, con diferentes materiales tendrán diferentes proporciones marco/vidrio. En cualquier caso, el marco es siempre el punto débil de esta unión por lo que interesa que el marco represente el menor porcentaje posible de la ventana, así como que este tenga un bajo coeficiente de transmitancia térmica.

- Permeabilidad al aire:

La permeabilidad al aire es una característica que se determina mediante un ensayo de laboratorio, ofreciendo valores del 1 al 4, siendo el 4 la mejor clasificación posible.

La permeabilidad al aire determina determina el flujo de aire que habrá entre el exterior y el interior de la ventana. Por este flujo de aire se pierde la mayor cantidad de calor entre las dos partes de la vivienda.

En este caso, hay que tener en cuenta dos factores:

    · Permeabilidad al aire cuando la ventana es nueva.

    · Estabilidad dimensional de la ventana: Esto viene determinado por el material del que está compuesta la ventana (plástico/metal) que determinará su durabilidad con el paso del tiempo.

Estos dos factores van a determinar la permeabilidad de la ventana a lo largo de la vida útil de la misma. Por lo que por un lado hay que seleccionar una ventana con la menor permeabilidad al aire posible y por otro elegir una ventana de un material lo más durable posible.

En este caso, las ventanas de aluminio son las que proporcionan una mejor elección, ya que ofrecen la mayor estabilidad dimensional de la ventana y la máxima clasificación a la permeabilidad al aire inicial.

- Factor solar:

El factor solar es un tercer elemento que dependiendo de la ubicación del cerramiento, tanto en términos geográficos (clima) como en térmicos de orientación (norte, sur, este u oeste), determinarán la mejor opción.

El factor solar representa la energía solar que atraviesa el vidrio del total de la energía que incide, se pude representar mediante la siguiente ecuación:

factor solar


Factor Solar=Energía solar que atraviesa el vidrio/Energía solar que incide en el vidrio
El factor solar vendrá determinado por valores que van comprendidos entre el 0 y el 1.
Un factor solar = 1, determinaría que toda la energía que incide sobre la ventana entraría al interior de la vivienda, mientras que un factor solar de 0 indicaría que nada de la energía que incide sobre la ventana se introduce en la vivienda.

En este caso no es tan claro como en la transmitancia térmica o la permeabilidad al aire determinar cuál es la mejor opción.

Resumiendo, se podría determinar que en climas cálidos donde además hay un gran incidencia del sol (orientaciones sur, este y oeste) se requeriría un factor solar bajo para que el interior no se vea “sobrecalentado” por esta incidencia del sol. Por otro lado, en climas fríos, en orientaciones con aporte solar (orientaciones sur, este y oeste) un factor solar alto proporcionaría un aporte solar que ayudaría a reducir el coste energético de calentar la casa.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que aún en climas fríos los veranos pueden ser cálidos por lo que se puede ver reducido el confort si tenemos un factor solar alto y en un clima cálido en invierno puede venir bien ese aporte térmico que la radiación solar nos puede aportar en invierno con un factor solar alto.

En una orientación norte, el aporte energético del sol es nulo ya que en ningún caso  la luz incidirá sobre la ventana.

    · Elementos aledaños a la ventana:

Normalmente la ventana no va “sola”, además tiene o puede tener una serie de accesorios que nos pueden ayudar a hacer los puntos anteriores variables. Estamos hablando de persianas, ventanas mallorquinas, toldos, cortinas, …

Hay que tener en cuenta que jugando con estos elementos se pude obtener una variabilidad verano-invierno, día-noche, mañana-tarde que nos permita sacar el máximo partido posible a los aportes-aislamientos energéticos que pueden proporcionar los cerramientos.

    · Persianas:

Las persianas son elementos solidarios a la ventana que normalmente van colocados en ella de fábrica. Las ventajas que podemos sacar de este elemento, además de la obvia de oscurecer la habitación cuando queremos descansar y en el exterior hay luz, son las siguientes:

Aumento del factor solar: es evidente que cuando bajamos una persiana la luz deja de incidir sobre la ventana, con lo que se obtendrá un factor solar = 0 con esta acción. Por el contrario, al bajar la persiana perdemos luminosidad con lo que se tendrá que recurrir a la luz interior para cumplir con este cometido. Un término intermedio es bajar un parte de la persiana para dejar pasar algo de luz a la par que se reduce el aporte energético del sol.

Mejora de la transmitancia térmica: no cabe duda de que al bajar la persiana estamos disminuyendo la transmitancia térmica de la ventana con lo que mejoramos la eficiencia energética. Hay que tener en cuenta que en invierno, el ahorro proporcionado por el aporte solar será mayor que el aportado por la rebaja de la transmitancia térmica.

    · Toldos:

Los toldos son elementos que pueden incidir sobre el factor solar pudiendo reducirlo a 0 si está correctamente posicionado, pero con la ventaja de que dejaría pasar la luz solar.
Con estos elementos hay que tener en cuenta que hay días que no se podrán usar debido al viento, ya que estos elementos son frágiles.

    · Mallorquinas y lamas:

Las mallorquinas son elementos construidos principalmente con perfiles de aluminio, aunque se pueden fabricar con elementos menos durables como la madera y el plástico. Estos proporcionan una estructura de lamas regulable que permite filtrar la entrada de luz y aislar del aporte energético de esta.
Sería un término intermedio entre las persianas y los toldos, teniendo la ventaja sobre estos últimos de poderse usar independientemente de las condiciones de viendo dada su resistencia.

2.- Desde el punto de vista de la usabilidad:

En este aspecto hay que tener en cuenta el uso que va a tener la ventana y el entorno en el que se va a desarrollar. De esta forma hay diversos factores que hay que tener en cuenta:

- Accesibilidad para limpiar la ventana:

Aquí hay que tener en cuenta si se va a tener un acceso exterior desde el que se pueda limpiar la ventana o si este acceso es complicado o incluso imposible.
De esta forma hay que limitar el tamaño de los fijos dado que pueden dificultar la limpieza y elegir la combinación oportuna de hojas.

- Maniobrabilidad de las ventanas:

En ocasiones las ventanas van colocadas en espacios interiores en los que hay muebles, columnas, paredes cercanas, sofás, etc. que dificultan la maniobrabilidad de las ventanas. Por este motivo hay que determinar cuál es el tipo de ventana mejor: practicable, oscilo-batiente, oscilo-paralela, corredera o elevable.

- Dimensiones de la propia ventana:

La dimensión de la ventana es un factor muy importante ya que dependiendo de este, el peso del cerramiento será muy elevado. En estos casos hay que prestar especial atención al herraje de la misma ya que una elección inadecuada del mismo puede hacer que la experiencia de manejo de la ventana sea un desastre y que la estabilidad dimensional se vea afectada.

De esta forma ante grandes dimensiones hay que elegir un herraje de elevable en el caso de ventanas correderas y oscilo-batientes especiales en el caso de practicables o puertas.

Por estos motivos, el material más adecuado para ventanas de grandes dimensiones es siempre el aluminio, ya que ofrece una gran resistencia sin incrementar el peso del cerramiento.

3.- Factores de seguridad:

La seguridad es algo realmente importante a la hora de seleccionar una ventana o puerta adecuada. De esta forma hay que contemplar la seguridad de manera inicial desde los siguientes puntos de vista:

- Seguridad en caso de incendio:

En caso de incendio se suscitan diferentes riesgos.

    · Riesgo de intoxicación en el caso de que los materiales que se incendien sean tóxicos en su composición.

    · Riesgo de que las vías de escape queden obstruidas porque las puertas o ventanas queden inutilizadas, etc.

De esta forma la elección correcta es la de una ventana fabricada en un material resistente al fuego y que en su composición no contenga materiales tóxicos.

La mejor elección en este caso es siempre una ventana de aluminio. Ya que tiene una temperatura de fusión es la más alta entre los materiales que se utilizan para fabricar ventanas y no contiene elementos tóxicos en su composición.

- Seguridad en caso de robo:

La elección de una ventana o una puerta es muy importante a la hora de dificultar los robos dado que van a proporcionar la resistencia necesaria para evitar los mismos.

Asimismo hay que elegir un vidrio acorde que proporcione la seguridad adecuada al uso que se va a dar al cerramiento. Por este motivo, en ventanas  y puertas fácilmente accesibles hay que elegirlas de un material resistente a la efracción, que vendrá determinado principalmente por la resistencia del mismo.

El material utilizado para fabricar ventanas que mayor resistencia ofrece es el aluminio ya que es el que mayor resistencia aporta. Paralelamente a la elección del material, hay que elegir un vidrio en consonancia, de esta forma los vidrios laminados son los que más resistencia portan, aumentando esta con el espesor de las lunas.

Además del material con el que está fabricada la ventana y el vidrio hay que elegir un herraje que proporcione la seguridad adecuada, determinado este por el número de puntos de cierre que se coloquen y por el tipo de cierres.

4.- Factores de confort:

El confort es el elemento último que vamos a perseguir con la elección de una ventana adecuada. En parte, el confort es una acumulación de buenas decisiones tomadas en todos los apartados anteriores más una consideración en dos parámetros añadidos:

- Luminosidad:

La elección de una ventana adecuada pasa por que esta sea luminosa.

Una ventana es luminosa cuando el porcentaje de vidrio es lo mayor posible, de esta forma dejará pasar mucha luz. De esta forma la elección a hacer es el de una carpintería en la que el nudo marco/hoja tenga la menor anchura posible.

Las ventanas de aluminio, dado que están fabricadas con un material altamente resistente son las que se pueden fabricar con la menor anchura posible, siendo las más adecuadas para conseguir una gran luminosidad.

- Acústica:

El aislamiento acústico es un factor muy importante, sobre todo en ambientes urbanos. El aislamiento o atenuación acústica nos indica lo que van a ser “silenciados” los ruidos del exterior.

La mejora acústica se consigue principalmente controlando dos factores:

     · La permeabilidad al aire sea muy baja (Clase 4): En ocasiones el ruido “entra” atraviesa los cerramientos debido a que estos realmente no están cerrando de manera hermética, de esta forma, la elección de una ventana con una alta permeabilidad al aire y de un material que garantice que esta se va a mantener con el tiempo es de gran importancia.

    · Vidrio de altas prestaciones acústicas: Una elección de vidrios laminados, el uso de diferentes espesores en las lunas, etc. hace que las prestaciones acústicas mejoren sustancialmente.


GuardarGuardarGuardarGuardarGuardar