Home >

Problemas por dilataciones en ventanas de plástico

La permeabilidad al aire es un factor clave en el aislamiento de una ventana. Cuanto menos aire entre, menos pérdidas energéticas y menos entradas de ruido habrá.

Problemas por dilataciones en ventanas de plástico

Es cierto que, en las fichas técnicas de los diversos sistemistas y fabricantes de ventanas se dan valores óptimos para esta prestación, pero es igual de cierto que tan importante como el valor obtenido cuando se fabrica la ventana es que sea mantenido a lo largo de la vida útil de la misma y, en este aspecto, no todos los materiales utilizados pueden asegurarlo.

El coeficiente de dilatación de los materiales nos indica la variación en medida o deformación que va a sufrir un perfil cuando se somete a cambios de temperatura. Por ejemplo, cuando por la mañana hay 5°C y el perfil está a esa temperatura y a medio día se sube a 35° en zonas soleadas y colores oscuros.

A mayor coeficiente de dilatación lineal, mayores serán las deformaciones y cuanto mayores sean éstas, menos estabilidad dimensional tendrá la ventana y, por lo tanto, se modificarán sus prestaciones.

Mientras que el aluminio tiene un coeficiente de dilación lineal aproximado de 24x10-6/°C, el del PVC (Plástico) es de aproximadamente 70x10-6/°C. Esto quiere decir que para un perfil que mida 1 metro, si la diferencia de temperatura es de 10°C, el perfil de aluminio crecerá o decrecerá 0,24 mm., mientras que el de plástico lo hará 0,70 mm., es decir, casi 3 veces más.

Esta deformación tan elevada de los perfiles de plástico ocasiona:

- Pérdidas de estanqueidad en las puertas y ventanas.
- Las correderas no cierran o se deforman.
- En los grandes acristalamientos se separa el vidrio del perfil (coeficiente de dilatación lineal de 9x10-6/°C.)
- No se pueden hacer puertas, balcones, ventanas o fijos con más de 2 m. de longitud o altura.
- Falta de estabilidad si se tensionan las fijaciones a obra.
- Deformaciones de los perfiles.
- Tensiones en la unión entre el perfil de plástico y los refuerzos metálicos internos, lo que puede ocasionar roturas y deformaciones.

Si a estas desventajas se añaden otras debidas al comportamiento frente al fuego, estética, sostenibilidad, emisión de sustancias tóxicas y componentes volátiles, etc., se puede decir que las ventanas de aluminio son la opción más eficiente y duradera.