Home >

¿Pueden tus ventanas ayudarte a ahorrar energía?

Lejos quedan los tiempos en que los humanos vivíamos en grutas para protegernos de las inclemencias del tiempo. Grutas en las que se abrían huecos en las ventanas por donde entrase la luz y la ventilación.

¿Pueden tus ventanas ayudarte a ahorrar energía?
 
El tiempo ha pasado y nosotros seguimos abriendo huecos en nuestras particulares grutas (ya sean modernos edificios urbanos o casas en medio del campo) para dar entrada a la luz del sol. 

Pero con la luz del sol, entran también los rayos ultravioletas que decoloran nuestras alfombras, o los molestos rayos infrarrojos que provocan que pongamos al máximo el aire acondicionado, bajemos las persianas o simplemente nos abaniquemos. 

En los últimos años el vidrio ha evolucionado y nos ofrece soluciones eficientes a todas estas incomodidades. Y es que el vidrio de nuestras ventanas, aún siendo transparente, puede incorporar finas capas de óxidos metálicos, imperceptibles al ojo humano, que nos ayudan a ahorrar energía. Son lo que llamamos vidrios de capas. 

¿Cómo logra, concretamente, semejante eficiencia? Una de las formas en las que se manifiesta la energía solar son los rayos infrarrojos. Los infrarrojos de onda corta entran por nuestras ventanas calentando el interior de nuestro hogar. Como el calor siempre va de donde más hay a donde menos hay, cuando el sol desaparece y el interior de nuestro hogar tiene mayor temperatura que el exterior, sale hacia fuera en forma de infrarrojos, pero en este caso, de onda larga. Un fenómeno que provoca las pérdidas de calefacción en invierno y refrigeración en verano.
 

Pero el vidrio ha evolucionado y se han ido desarrollado capas con mayor reflexión al infrarrojo de onda corta, o de onda larga, a ambas a la vez. Y dependiendo de cada necesidad, el vidrio puede incorporar uno u otro tipo de capas: 
- Capas de control solar: reflejan los infrarrojos de onda corta que provocan el calentamiento del interior de nuestros hogares. Hacen de sombrilla cuando el sol incide directamente sobre el vidrio, por lo que no son necesarios toldos de protección.
- Capas de baja emisividad: retienen la energía generada dentro de nuestros hogares, ya sea calefacción en invierno, como aire acondicionado en verano. ¿Un símil muy apropiado? Que actúan como si fuesen un abrigo, mejorando el aislamiento de nuestro hogar.
- Capas selectivas: incorporan ambas capas en el mismo vidrio, reduciendo la entrada solar directa y aislando eficazmente el habitáculo.  

Además, recuerda lo que ya te hemos señalado en anteriores posts: que el vidrio posee una gran influencia en la eficiencia energética de tu vivienda. La orientación de tu vivienda y el factor solar que tengas son vitales en la elección de tu ventana.