Home >

Tanatorio de El Burgo de Ebro: Premio García Mercadal 2016

Esta semana se ha fallado el principal premio de la arquitectura aragonesa, los premios García Mercadal, que este año, por unanimidad del Jurado, ha recaído en el Tanatorio de El Burgo de Ebro, proyecto del joven arquitecto, Juan Carlos Salas Ballestín de Salas Arquitectura.

Tanatorio de El Burgo de Ebro: Premio García Mercadal 2016

Uno de sus objetivos es servir de muestra de la arquitectura ejecutada en Aragón, y “reconocer públicamente aquella que haya conseguido dar mejor respuesta con equilibrio y sensibilidad a los problemas técnicos, expresivos, económicos, sociales y medioambientales, teniendo en cuenta tanto la utilización de los recursos disponibles, como el proceso constructivo, los criterios de uso y mantenimiento y la inserción en el lugar”.

El nombre de estos premios hace referencia al arquitecto zaragozano Fernando García Mercadal, uno de los grandes arquitectos de Aragón, que entre otras obras representativas suyas, están el Rincón de Goya en Zaragoza, de estilo racionalista, los Jardines de Sabatini en el Palacio Real de Madrid o la colaboración en la ejecución del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Premio García Mercadal 2016

En un artículo anterior ya hicimos mención de este edificio, (PERFILES DE ALUMINIO: MÁS ALLÁ DEL DISEÑO), destacando el uso de la luz que da sentido al espacio, de los grandes volúmenes, del juego que hace con la orientación del edificio y su integración con el entorno. Todos estos elementos sirven para darle el carácter que debe tener un edificio con estas funciones, para transmitir a sus usuarios un momento de recogimiento, sobriedad y respeto.

La empresa aragonesa de perfilería de aluminio, ITESAL, tiene la humilde satisfacción de haber participado, junto con el taller instalador TALLERES VILLAMOND, en este proyecto, ejecutando las carpinterías exteriores de aluminio y, además, colaborando en el asesoramiento sobre su correcta ejecución.

Para ITESAL, este proyecto es un claro ejemplo de su apuesta por un material como el aluminio, un metal sostenible energéticamente y con unas características que lo hacen único para poder dar ese carácter propio de iluminación exterior y grandes aperturas a los edificios.

“El peligro del aluminio es que se puede hacer de todo”, decía Mies Van de Rohe, un gran arquitecto de quien aprendió Fernando García Mercadal y no podemos dejar de darle la razón tras visitar este edificio premiado u observar las fotografías.
Desde nuestro portal, queremos transmitirle nuestra más sincera felicitación.