Home >

Ventanas de Aluminio: Confort absoluto

Cuando cambiamos las ventanas de nuestras casas es cierto que, en cierto periodo de tiempo, si hemos elegido sistemas y componentes adecuados obtendremos un retorno de la inversión debido al ahorro en climatización al mejorar el aislamiento.

Ventanas de Aluminio: Confort absoluto

También es cierto que, tras realizar el cambio, obtendremos una sensación de confort térmico y acústico con efecto inmediato. En el mismo momento en el que se terminan de instalar las ventanas nuevas, se sentirá la mejoría, y no es cuestión menor, ya que nos gusta estar cómodos en nuestros hogares, pero… ¿es suficiente con obtener el confort térmico y acústico?

Las ventanas nuevas van a durar una larga temporada, quizá la misma duración que el propio edificio, por eso debemos hacernos una serie de preguntas antes de elegirlas.


¿Nos gustan? ¿tienen la estética que más nos convence?


Parece una cuestión menor, pero uno de los cometidos que debe cumplir una ventana es dejar pasar la luz para iluminar el interior. Por eso, es conveniente que sean perfiles esbeltos, que den protagonismo al vidrio y la luz. Materiales como el aluminio o el acero, que tienen mucha resistencia, por lo que permiten hacer grandes aperturas con secciones mínimas.

También, tienen que tener el color que más nos guste. A veces, esto no es sencillo, nos obligan a mantener la estética exterior del resto de la fachada y no nos convence, pero se puede solucionar con perfiles de Aluminio con Rotura de Puente Térmico, en los que se puede pintar la parte exterior de la ventana de un color y la interior de otro, manteniendo de esta manera la estética exterior de la fachada pero con el acabado interior que queramos.

ventanas aluminio

¿Son económicas?

Además de ser bonitas y aislantes, no deben de ser causa de tensiones económicas que hagan que no estemos a gusto con la elección tomada. Hay que analizar todos los factores, ya que la opción a priori más barata puede que no sea la más económica. La durabilidad de las ventanas, manteniendo sus prestaciones igual que el primer día, es garantía de que el ahorro obtenido gracias al aislamiento se mantiene en el tiempo y no tenemos que realizar nuevas inversiones económicas para volver a cambiar las ventanas dañadas o “desgastadas”.

El aluminio tiene unas características físicas y mecánicas que lo convierten en la mejor opción. Resistentes a la corrosión, con bajo coeficiente de dilatación y con un mantenimiento prácticamente nulo, las ventanas de Aluminio con Rotura de Puente Térmico igualan la vida útil del edificio con las prestaciones que el primer día.

También hay que tener en cuenta que todo el proceso productivo del aluminio se realiza en España, quedando esa riqueza generada aquí, mientras que las ventanas de PVC vienen fabricadas en gran proporción de otros países, quedándonos a nosotros el residuo generado en la deconstrucción de los edificios.


¿Son seguras?

En caso de incendio u otro motivo por el que se tenga que evacuar el edificio, las ventanas son zonas de acceso para los equipos de rescate. Sobre todo en edificios con bastante altura, se tienen que mantener lo más libres posible.

El aluminio no genera ningún tipo de humo ni sustancia tóxica en caso de incendio, mientras que otras opciones de material sí que lo hacen, creando una nube de humo que dificulta la visibilidad y respiración en el interior de la vivienda. Hay que destacar que la mayoría de las muertes que hay en los incendios de edificios no son por quemaduras, si no por intoxicación por los humos generados.

puertas aluminio

¿Son sostenibles?


¿Qué pasará cuando se retiren del edificio? ¿Los materiales elegidos son reciclables o se convierten en un residuo?

No todos los materiales se comportan igual, los plásticos cuando se reciclan suelen perder prestaciones, por lo que no sirven para volver a hacer los mismos productos con ellos, además, el número de ciclos de reciclaje es limitado, llega un momento en que se vuelven termoestables y ya no se pueden volver a utilizar.

En cambio, productos como el aluminio son reciclables una y otra vez, infinidad de veces, sin perder calidad ni prestaciones, por lo que a lo largo del tiempo estará formando parte de algo (ventanas, bicicletas, coches, aviones, etc.) sin llegar a ser un residuo y, en caso de que llegara a un vertedero, siendo un producto inocuo.
Además, la garantía de que se va a llevar a algún centro de reciclado reside en el hecho de que el material como tal, cuando pasa a ser chatarra, tiene un valor económico, que alguien se va a encargar de “aprovechar”.

Cuando hablamos de confort, debemos de hacerlo de forma global, no vale con estar calentito en casa y sin mucho ruido para poder dormir la siesta o ver la tele sin que me el ruido de la calle no nos deje oírla. Tenemos que saber que la elección adoptada ha sido la correcta, que es duradera y que no implicará un problema en un futuro.

La elección de sistemas de Aluminio con Rotura de Puente Térmico favorecen llegar a ese Confort Total.