Home >

Ventanas y puertas de aluminio: Instrucciones generales de mantenimiento

Es muy importante realizar un correcto mantenimiento de las ventanas y puertas, para asegurar un adecuado funcionamiento y alargar su vida útil.

Ventanas y puertas de aluminio: Instrucciones generales de mantenimiento

Aunque hay ciertas operaciones que sería aconsejable encargar a un profesional, hay una serie de acciones que se pueden hacer a nivel particular, no obstante, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Precauciones:

• En el caso de que se necesite transportar las hojas de las ventanas o puertas, no se debe realizar la sujeción de las mismas por la manilla.
• En ningún caso se debe pintar por encima ni de los perfiles de aluminio ni por encima de los mecanismos de cierre.
• No colgar ningún objeto y tampoco colgarse de la hoja de la ventana o puerta, ni de los elementos salientes de ésta, tanto en posición abierta como cerrada.
• No tocar nunca entre la hoja y el marco de la ventana o puerta, para evitar el riesgo de lesión por atrapamiento.
• Con el fin de evitar posibles caídas de riesgo, actuar de manera cuidadosa en las proximidades de ventanas y balconeras abiertas, sobre todo a la hora de realizar la limpieza de la ventana.
• En caso de viento o corrientes de aire, cerrar la ventana o puerta o poner un elemento de bloqueo que evite daños en la propia ventana o a las personas.
• No introducir obstáculos en el borde de la apertura entre la hoja y el marco para evitar posibles daños debidos a un cierre accidental.
• Evitar el uso forzado de cualquier elemento de la ventana o puerta.
   
Prescripciones:

• Cuando se observe la rotura o pérdida de estanqueidad de los perfiles, se avisará a un técnico competente.

Prohibiciones:

• No se emplearán abrasivos, disolventes, acetona, alcohol u otros productos susceptibles de atacar la carpintería.

Apertura de las ventanas o puertas:

Cada movimiento de apertura o cierre debe hacerse usando la manilla de forma adecuada. Se indica, a continuación, la posición correcta para realizar las diferentes maniobras.

mantenimiento ventanas aluminio

La función y el estado del herraje se puede controlar basándose en su funcionamiento (comprobando la maneta, su facilidad de uso se puede mejorar engrasando y ajustando el accesorio) y su fijación (en caso de detectar tornillos sueltos o dañados se deben fijar o sustituir).

Intervalos de mantenimiento:

El intervalo de tiempo entre comprobaciones depende de la ubicación del cerramiento y de la cantidad de movimientos de la ventana o puerta. Cualquier irregularidad en el funcionamiento (sonidos no habituales, lentitud, etc.) que pudiera producirse durante el mantenimiento de debe comunicar a un profesional.

Cuando los perfiles y el herraje estén en atmósferas no corrosivas y expuestas a la lluvia, el mantenimiento se realizará cada 6 meses, en los demás casos, como mínimo cada 3 meses.

Mantenimiento general:

A continuación, se indican una serie de operaciones básicas de mantenimiento:
Mantenimiento de desagües: Limpiar la cámara que hay entre la parte móvil y la fija cada 6 meses. Mantener abiertas las ranuras de drenaje.
Mantenimiento de guías en correderas: quitar el polvo o restos que se hubieran podido acumular en el perfil inferior de la corredera. Una vez al año quitar la suciedad, polvo y grasa de la guía.
Mantenimiento de las juntas: Aplicar silicona líquida mediante un paño para evitar grietas y suciedad. Una vez al año.
Mantenimiento del herraje y accesorios: Quitar el polvo y suciedad una vez al año, usando un paño suave y productos de limpieza con pH neutro.
Engrase de los herrajes:

mantenimiento ventanas aluminio
 
Siguiendo estas sencillas operaciones de mantenimiento y con revisiones periódicas, se puede garantizar una larga vida útil de las ventanas de Aluminio con Rotura de Puente Térmico.


GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar