Home >

Verde: el color del aluminio

El aluminio, como material de construcción, ofrece unas propiedades innegables: es un material de gran resistencia mecánica, pero a la vez ligero, resistente a la corrosión y eficiente energéticamente.

Verde: el color del aluminio

Es un material que se utiliza en gran parte de las unidades de obra de un edificio. Además de en las carpinterías exteriores, se puede encontrar en falsos techos, fachadas, conductos, rejillas de ventilación, cableado, tabiquería en seco, iluminación, paneles solares e incluso estructuralmente.

Además, es un material ecológico: así en la Guía para el desarrollo de edificios verdes y certificación con productos de aluminio (publicada por la Asociación de la Industria del Aluminio en los Estados Unidos), muestra a los profesionales cómo se puede aprovechar el aluminio para lograr certificaciones ambientales respetuosas con el medio ambiente, como el LEED (acreditación voluntaria basada en la incorporación en el proyecto de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y el ciclo de vida de los materiales.)

El aluminio es un material que gracias a las grandes propiedades que hemos indicado, lo podemos encontrar en edificaciones de todo el mundo. Un ejemplo de ello es el edificio CHRONOS, en Santa Cruz (Bolivia), proyecto ejecutado por Sky Properties, bajo la dirección del arquitecto Sergio Manzano y que podemos ver en las fotografías que acompañan a este artículo.

edificio CHRONOS

En este edificio, se instalaron series de ITESAL para la carpintería (IT-23 y IT-27) y para la barandilla de vidrio, todo en lacado en blanco. ITESAL, empresa concienciada con el medio ambiente y con gran responsabilidad empresarial por estos temas, utiliza para la fabricación de sus perfiles un 80% de aluminio reciclado.

El aluminio instalado en el edificio CHRONOS, cuando éste haya cumplido su vida útil podrá ser reciclado y empleado para otros usos y así infinitamente.

El aluminio es el metal ideal para reciclaje. Reciclarlo es tan simple, fácil y sin perjuicio al medio ambiente que con frecuencia se le denomina el metal ecológico. Sólo se requiere el 5% de consumo de la energía original al refundir los productos de aluminio y puede reciclarse una y otra vez sin perder ninguna de sus propiedades. Y es que contrariamente a lo que ocurre muchos otros materiales, las propiedades del aluminio nunca se alteran. El aluminio es, por tanto, una materia prima valiosa, independientemente de dónde se encuentre en el ciclo natural.

Es esta una de las causas por las que se considera al aluminio un material respetuoso con el medio ambiente y por lo que es un material altamente valorado en las certificaciones medioambientales (otras certificaciones similares al LEED, son: BREEAM o VERDE…).


GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar