Se acerca la temporada más fría del año, las calefacciones se van poniendo a punto y en breve habrá que conectarlas. Esto supone un gasto en la cuenta de las familias cuya cuantía variará en función, entre otros factores, del “abrigo” que se tenga en las viviendas.

Reformar un edificio con aislantes adecuados en la parte ciega de la fachada no será tan efectivo si no se actúa también sobre los cerramientos (ventanas y puertas) que cierran los huecos que hay en ellas.

Las ventanas antiguas (tampoco hace falta que lo sean tanto, hasta la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación en 2006) no suelen tener los componentes más adecuados (carpinterías que no ajustan y por las que entra aire, perfiles sin Rotura de Puente Térmico, vidrios sin cámara o con cámaras pequeñas, vidrios sin capas de baja emisividad o de control solar, ventanas cuyos materiales se han degradado o deformado, como por ejemplo de madera mal conservadas o de PVC deformados por dilataciones o las inclemencias del tiempo, herrajes oxidados y que no ajustan, mala colocación en obra, etc.).

Estos defectos en la resolución de los huecos hacen que parte de la energía utilizada para calentar las viviendas se escape al exterior, con lo que se está “escapando” dinero de forma continua.

Hay diversos estudios que hablan sobre los ahorros obtenidos cuando se sustituyen las ventanas. Su resultado depende de varios factores, principalmente de la zona climática en la que se encuentre el edificio y del estado de las ventanas a sustituir, y los hay que hablan desde 400 €/año hasta 700 €/año, lo que indicaría que la sustitución de las ventanas no debería considerarse un gasto si no una INVERSIÓN.

El ahorro económico obtenido y la recuperación de la inversión realizada en el tiempo, tendrá al final un balance positivo ya que las ventanas que se instalen hoy de Aluminio con Rotura de Puente Térmico tendrán una durabilidad manteniendo sus prestaciones iniciales igual a la del propio edificio.

Además, se obtendrán unos BENEFICIOS INMEDIATOS tras realizar el cambio, como son el Confort Térmico, Acústico, Estético, de Conciencia por haber elegido un material SOSTENIBLE, etc., que harán que desde el minuto uno, toda la familia esté más a gusto en su hogar.