La ventana corredera simple exterior es una vieja solución olvidada en parte por todos los avances técnicos desarrollados en el sector del aluminio en estos últimos años.

Este artículo defiende las carpinterías de aluminio de altas prestaciones, recalcando que son la mejor inversión que se puede realizar en un cerramiento de obra nueva o rehabilitación, pero se quiere recordar a la corredera de aluminio con serie fría exterior que con su poca utilidad en la arquitectura moderna puede ser de ayuda en un determinado momento.

Las carpinterías de aluminio, gracias a su potencial en durabilidad y calidad de sus acabados, pueden tener una vida útil muy superior a otro tipo de materiales, partiendo de esa base tenemos muchas viviendas con carpinterías en buenas condiciones pero que por normativa en el momento de su construcción o por cambios externos no contemplados nos generan una serie de incomodidades que nos interesaría solucionar.

Desde luego si nuestra ventana y su vida útil llegaron a su fin y definitivamente necesita una renovación se debería estudiar la instalación de una serie de Rotura Puente Térmico con un buen vidrio dejándonos aconsejar por el profesional que realizará el trabajo. En este momento, se valoraría como algo necesario los trabajos de albañilería o incomodidades añadidas en este cambio, porque el fin realmente merece la pena.

Pero si nuestra ventana de aluminio está en perfectas condiciones siendo de serie fría o de rotura puente térmico básica y nuestros problemas pueden ser el ruido exterior que antes no teníamos, perdemos temperatura en invierno a través de ellas o por filtraciones, si tenemos problemas de condensación en ventanas orientadas a una fachada en concreto o por el contrario en verano es una entrada de calor y tenemos un aumento de consumo energético por necesitar aclimatar nuestra vivienda, incluso simplemente si no disponemos de presupuesto para poder realizar la renovación de las ventanas en nuestra vivienda.

Con una contraventana de aluminio y perfiles fríos con vidrio de cámara simple (normalmente este tipo de correderas no tienen capacidad para vidrios de composiciones complejas) creando un cámara de aire intermedia disminuimos el sufrimiento ante los choques térmicos cuando tenemos diferencias de temperatura entre el interior y exterior de la vivienda facilitando la instalación y trabajos de albañilería, reduciendo la última partida solo en casos excepcionales. Hay que valorar también el inconveniente de la limpieza y la apertura de la mitad del hueco si es de dos hojas o de 2/3 si es de tres hojas tres carriles.

Resumiendo, para valorar la instalación de contraventanas o valorar la renovación completa del hueco con series de aluminio de última generación, deberíamos tener claro en qué situación están nuestras ventanas actuales, qué incomodidades en la instalación estamos dispuestos a asumir y el presupuesto que tenemos para ejecutar el proyecto.