El aluminio es un metal de uso común en el sector de la construcción utilizado en infinidad de aplicaciones:

• subestructuras de muros cortinas o falsos techos;
• elementos de terminación y acabados como rodapiés o esquineros;
• perfiles estructurales;
• revestimientos de fachadas;
• persianas enrollables;
• cubiertas;
• elementos de instalaciones eléctricas o de fontanería, gas;
• y en carpintería exterior, se utiliza en ventanas, puertas, muros cortinas, barandillas, etc.

Y es que los beneficios de este material son innumerables y se adaptan a cualquier tipo de obra. Sus propiedades de resistencia, pero a la vez de ligereza lo hacen un material de gran utilización, pudiéndose dar solución en cualquier ambiente ya sea frío, caluroso y/o de altos contrastes.

Como ejemplo, sacamos a colación dos edificios realizados en Argelia con sistemas de carpintería de la empresa aragonesa ITESAL: uno de los proyectos son viviendas de lujo junto al mar en ORÁN, promoción Chantebrisse; y el otro es el edificio Faysal para oficinas, también en Orán.

Se han utilizado series de alta gama como: el muro cortina IT-50-MC, la ventana corredera elevable IT-128-ELV, y la ventana practicable IT-75RPT.

Todas estas soluciones (junto con el vidrio apropiado) se han adaptado a las exigencias de la climatología y el ambiente. Esta carpintería fue configurada por la empresa WOOD TANCAT de Zuera (Zaragoza).

Otras razones de la gran utilización del aluminio en la construcción es su sostenibilidad y su contribución a la eficiencia energética de los edificios.

Gran parte del aluminio utilizado se origina a partir de materias primas reciclables, y dado que la energía necesaria para el reciclaje es sólo del 5% con respecto a la que sería necesaria para su obtención a partir de producción primaria, se puede decir que el aluminio es un material sostenible. Puede ser reciclable infinitas veces sin perder sus propiedades. 

Además, con la tecnología de la incorporación de poliamida para romper el puente térmico, se mejora las prestaciones de carpintería exterior aislando, junto con el vidrio, el hueco de fachada.