Desde el punto de vista del ciudadano, nuestro granito de arena lo podemos poner con pequeños gestos: ahorro del agua en casa, electrodomésticos de bajo consumo, uso responsable de la calefacción y el aire acondicionado, aprovechamiento de la luz solar, reciclaje de papel, baterías, envases, vidrio, etc. o apagando las luces cuando no se esté en la estancia, entre otros.

El ejemplo que proponemos en nuestro portal es el cambio de ventanas por unas de aluminio de mejores prestaciones. Por una parte, conseguiremos menos filtraciones de aire que las ventanas antiguas; por otra parte, ahorraremos energía; y por último, utilizaremos un material, como es el aluminio que, al final de la vida útil de la ventana, podrá reciclarse y volver a tener otra vida. Además, reciclando el aluminio no utilizaremos nuevos recursos de la naturaleza.

En el artículo de esta semana, mostramos el cambio de ventanas que varios vecinos del edificio EBROSA, en Zaragoza, están realizando. Este edificio de 200 viviendas construido en 1972, se ha convertido en todo un referente en Zaragoza.

ventanas de aluminio

Con 44 años de vida del edificio, los propietarios actuales han optado por mejorar las ventanas por otras de aluminio de mejores prestaciones, consiguiendo el doble objetivo de ahorrar energía y obtener mejor confort.

Para ello, se está utilizando la serie de grandes prestaciones de ITESAL IT75-RPT con rotura de puente térmico, en acabado anodizado plata, con persiana motorizada. El taller que lo está ejecutando es ANAYGAR.

En este último año desde que se firmó el Acuerdo de París, se han batido récords de altas temperaturas y concentración de CO2 en la atmósfera. Por lo tanto, debemos seguir haciendo pequeños esfuerzos en nuestra vida diaria, para poder darle la vuelta a la situación actual y conservar un planeta más sostenible.

Durante dos semanas, entre el 7 y el 18 de noviembre, se ha celebrado el COP22 en Marratech (Marruecos) para detallar los aspectos técnicos de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París.