Sin embargo, los aspectos relacionados con la calidad del ambiente interior no suelen ser considerados a la hora de realizar el diseño de los edificios. Diversos estudios científicos indican que la calidad del aire interior puede resultar peor que la del exterior. El conjunto de contaminantes presentes en el interior de los edificios puede originar problemas de salud entre los ocupantes, ocurriendo en el peor de los casos el “Síndrome del Edificio Enfermo”. La OMS (Organización mundial de la Salud) lo define como el conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados. Las personas afectadas pueden presentar síntomas indeterminados, similares a los de un resfriado común o enfermedades respiratorias.

Las recientes políticas de sostenibilidad en la edificación han hecho que el CTE (Código Técnico de la Edificación) introduzca elementos novedosos sobre higiene, salud y protección del medio ambiente. Por otro lado, se han editado distintas guías, como la “CAI/ Calidad del Ambiente Interior” editada por el Foro para la Edificación Sostenible de la Comunitat Valencia, que buscan proporcionar información acerca de las mejoras de las condiciones ambientales en el interior de los edificios, indicando soluciones concretas que ayuden a disponer de unas condiciones de salubridad optimas en el interior de los edificios. Dentro de estas medidas destacan:

- Incrementar el confort de los ocupantes mediante la iluminación natural. Para ello, el proyectista debe determinar el grado de captación de luz natural teniendo en cuenta orientación, dimensiones de los huecos, distribución de los espacios y profundidad de los mismos.
- Dotar de calidad acústica el interior de las viviendas.
- Utilizar materiales de acabado saludable con objeto de reducir la contaminación del ambiente interior del edificio. En este punto, y citamos textualmente, “se aconseja priorizar la selección de materiales con las siguientes características, que sean duros, porosos y fabricados con metal, vidrio, cerámica, madera maciza, piedra o cemento”

calidad aire interior edificios

Los sistemas de carpintería de aluminio y, especialmente los sistemas con Rotura de Puente Térmico, por sus ventajas y propiedades en la fabricación de ventanas, dan solución a todos los requerimientos. Dado que están fabricadas con un material altamente resistente, se pueden fabricar con menor sección vista y, por lo tanto, nos aportan mayor luminosidad en los espacios donde se instalan. Por otro lado, nos proporcionan un gran aislamiento acústico, manteniéndolo a lo largo de toda su vida útil. Como material, ya hemos comentado en varios artículos que el aluminio es un material ecológico 100%, sostenible, reciclable infinitas veces y que no genera ningún tipo de sustancia o producto tóxico al ambiente, lo que lo convierte en la elección perfecta.

Como ejemplo de este tipo de actuación, podemos hablar de la sede de la empresa GRUPO FERRERAS, en el Polígono Industrial La Mora en la localidad de La Cisterniga (Valladolid). La Propiedad buscaba la construcción de su nueva sede, donde se trasladarían, con sus modernas instalaciones. No solamente buscaban una nueva imagen del Grupo, un cambio estético, sino además una mejora en la calidad y el confort en toda la empresa. Tras varias propuestas, se optó por un muro cortina acristalado en la fachada principal, con una pequeña parte en panel composite. Se utilizó el muro cortina IT50-MC Estructural y panel composite, ALBOND. En el resto de las fachadas, se optó por carpintería de aluminio con la Serie IT61RPT. Se definió, por tanto, una envolvente resistente e inalterable a los agentes externos, duradera y sin mantenimiento posterior. Y, por supuesto, siguiendo con las pautas definidas para un ambiente interior de calidad, proporcionando aislamiento térmico y acústico, con una gran iluminación natural y con sistemas de carpintería de aluminio ITESAL.

contaminantes aire interior viviendas

El estudio y la ejecución del proyecto fue realizado por Nueva Inercia, Burgos, con un resultado excelente. Su profesionalidad y su ejecución confiere a la fachada un valor añadido.

En todo proyecto, se debe aprovechar la ocasión para estudiar todos aquellos aspectos que puedan proporcionar una calidad de vida mejor.