Fomentando una economía eficiente en el consumo de recursos naturales, pretende crear un marco político destinado a apoyar el cambio a una economía eficiente en el uso de los recursos, mejorando los resultados económicos, a la vez que se protege el medio ambiente con la reducción del consumo de recursos naturales y limitando su impacto ambiental.

Cada año, en Europa, se utilizan un promedio de 16 toneladas de materiales por persona para mover nuestra economía. Y además, alrededor de 6 toneladas por persona se convierten en residuos. Por otra parte, casi la mitad de los residuos generados terminan en vertederos.

Aspectos de la economía circular

La economía circular es la intersección de los aspectos ambientales y económicos. Es un concepto económico que se relaciona con la sostenibilidad.
El sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) ha alcanzado sus límites. Ya en nuestros días, se vislumbra un agotamiento de una serie de recursos naturales y de productos procedentes de recursos fósiles. Por esta razón, el concepto de economía circular trata de implementar una nueva economía basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.
Hemos pasado de las ‘3 Rs’ de hace 25 años (reducir, reutilizar, reciclar) a un concepto mucho más amplio que se refiere a bienes y servicios y a consumos de recursos, agua y energía. Incorpora un nuevo criterio, el ‘multi-R’, definido por repensar, rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar la energía”. En definitiva, se incorpora el concepto de “la cuna a la cuna”, que es un concepto mucho más global que el reciclado.

Beneficios de la Economía circular

La economía circular contribuye a la seguridad del suministro y a la reindustrialización del territorio nacional, puesto que los residuos de unos se convierten en recursos para otros. Además, se trata de un sistema generador de empleo local y no deslocalizable. Por esto, una característica fundamental que deben tener los productos es que deben ser diseñados para ser de-construidos.

economía circular

Aluminio con RPT: la mejor opción dentro de una economía circular

Considerando el concepto de economía circular, sin duda y como hemos ido viendo no solo en este artículo sino en artículos anteriores, el aluminio con Rotura de Puente Térmico (RPT) representa la mejor elección para la fabricación de los cerramientos de la envolvente.

-    El aluminio es el tercer elemento más abundante del planeta, representando, aproximadamente el 8% de la corteza terrestre, es decir, es un recurso inagotable.
-    La tasa de recuperación de aluminio en la construcción es del 96 % (según mediciones realizadas en 6 países Europeos, en un estudio realizado por la Universidad Tecnológica de Delft). El 50 % del aluminio producido por la Unión Europea proviene del reciclado.
-    El aluminio con RPT es un material cuyo ciclo de vida va de “la cuna a la cuna”, no tiene tumba, puesto que se puede reciclar el 100 % e infinitas veces, sin perder ninguna de sus propiedades y características iniciales.
-    Se considera que de la totalidad de aluminio fabricado por la humanidad desde su descubrimiento a mediados del siglo XIX, el 70 % sigue estando en uso en nuestros días.
-    Entre los años 1990 y 2005 se ha reducido un 45% la emisión de gases de efecto invernadero relacionados con el proceso de fabricación del aluminio.

Podemos resumir que, el reciclaje del aluminio, es eficiente desde el punto de vista económico y medioambiental. La chatarra es dinero.

El enfoque de la UE para la eficiencia y sostenibilidad de los recursos naturales, debe desmarcarse de la economía lineal -donde se extraen los materiales de la tierra para fabricar los productos, usarlos y luego eliminarlos-, hacia una economía circular –donde los residuos y los subproductos, del final de vida de los productos usados, entran de nuevo en el ciclo de producción como materias primas secundarias-. Por ello, materiales como el aluminio con RPT, con un ciclo de vida infinito, son ideales para este tipo de economía circular.