La construcción está presente en prácticamente todas las realizaciones que han ayudado a elevar el nivel de vida de las personas, pero esta elevación del nivel de vida no está exenta de costes.

La construcción es una actividad que casi por definición, tiene repercusiones sobre el medio ambiente. Así, tradicionalmente, las empresas constructoras han venido desarrollando actuaciones que afectan tanto positiva como negativamente) al medio ambiente, aunque no siempre se hay tenido conciencia de ello.

Pero últimamente, sí que está surgiendo una conciencia por parte de las empresas y las administraciones por el respeto al medio ambiente, que están obligados a entenderse.
Sellos verdes en los edificios como son el BREEAM, VERDE, LEED, etc., son cada vez más habituales, y tratan de reducir los impactos ambientales desde la extracción de las materias primas que se van a emplear en su construcción, pasando por la construcción, el uso y la deconstrucción final del edificio.

El objetivo de estos sellos es tanto calificar los edificios con diferentes niveles de valor medioambiental, como el concienciar a los agentes de la construcción y también a los futuros usuarios, de construir de forma sostenible.


arquitectura sostenible
 

No hay que confundir construcción sostenible medioambientalmente con construcción eficiente energéticamente. Las construcciones sostenibles llevan implícito la eficiencia energética. Sin embargo, los edificios que se han proyectado solamente para ser energéticamente eficientes no tienen por qué haberse construido con conciencia medioambiental, dado que únicamente tienen en cuenta el periodo de uso del edificio y no los otros anteriormente citados.

El aluminio tiene mucho que aportar a la arquitectura sostenible, dado que es un material 100% reciclable, que una vez que se pone en el circuito de producción-uso-deconstrucción-reciclabilidad, es infinito. Una ventana de aluminio una vez que termina su uso puede volver a ser fundida y convertida en otra ventana de aluminio, y así infinitamente.
Como ejemplo de utilización de la carpintería de aluminio en edificios que piensan en la segunda oportunidad de sus materiales son los colegios: ampliación del colegio Torre Espejos en Utebo y ampliación del colegio Parque Venecia de Zaragoza.

En ambos se utilizaron las series IT-61PRT de la empresa aragonesa ITESAL, que en los últimos años está apostando por la difusión del mensaje de sostenibilidad medioambiental, apoyado en el aluminio como material esencial de sus sistemas.