Podemos definir la rehabilitación de viviendas como aquella acción constructiva o edificatoria que se realiza para mejorar algunas de las condiciones de habitabilidad de la vivienda, seguridad estructural y constructiva, protección contra la presencia de agua y humedades, instalaciones, accesibilidad, eficiencia energética, condiciones de iluminación natural y ventilación interior y dimensiones de los espacios interiores, entre otras. Estas acciones se pueden realizar tanto en el interior de las viviendas como en las zonas comunes de los edificios residenciales.

Cuando la rehabilitación de las viviendas de un edificio residencial afecta a su estructura, cubiertas, cerramientos exteriores, instalaciones, acabados de albañilería y pavimentos, carpintería, etc., se denomina rehabilitación integral de la vivienda.

Rehabilitar no sólo beneficia a la eficiencia energética. Además, contribuye a que las edificaciones se adapten en la actualidad, cumpliendo con las condiciones necesarias de habitabilidad, accesibilidad y confort. Este confort interior, como hemos comentado en varios artículos anteriores, depende de factores como pueden ser una adecuada temperatura interior, ausencia de corrientes de aire, confort acústico, adecuada ventilación, sensación de seguridad, etc. Debemos tener la sensación de estar disfrutando de unas buenas condiciones ambientales, que nos generan calidad de vida.


¿Qué es la rehabilitación de la envolvente térmica?

De las obras llevadas a cabo, para una rehabilitación integral de un edificio, la sustitución o cambio de la carpintería exterior por una carpintería más eficiente, es una de las acciones más sencilla, rápida y rentable a corto plazo que se puede considerar. El aluminio, y en particular los sistemas de aluminio con Rotura de Puente Térmico ofrecen unos altos valores de aislamiento térmico. Las prestaciones de los Sistemas actuales de aluminio con Rotura de Puente Térmico, en comparación a los primeros sistemas, mejoran en un 75% sus valores de aislamiento térmico.



El aluminio nos ofrece la mejor de las opciones


El aluminio, y en particular los sistemas de aluminio con Rotura de Puente Térmico, además de su gran eficiencia energética, son un potente aliado en la rehabilitación de edificios debido a sus excelentes cualidades de durabilidad, resistencia y sostenibilidad.

-    Material sostenible.- Material 100 % reciclable, infinitas veces, manteniendo sus propiedades originales.
-    Protección contra incendios.- Material incombustible que no se deforma ni genera gases tóxicos.
-    Durabilidad y estabilidad dimensional.- Con un ciclo de vida mayor que la del propio edificio y asegurando sus prestaciones a lo largo de toda su vida útil.
-    Diseño y acabados.- Nos ofrece la mayor variedad de acabados y tipos de apertura posibles, adaptándose a la casuística y necesidades de cada propietario.



Ejemplo. – Vivienda Unifamiliar. - Valladolid

Como ejemplo, cabe destacar una vivienda unifamiliar en la provincia de Valladolid, en la que se realizó una rehabilitación integral del edificio, con un cambio de la carpintería exterior. Se buscaba un diseño similar al original, tanto en acabado como en modulación, con una solución que resolviera no solo aspectos de eficiencia energética sino, también, aspectos concernientes a la seguridad contra incendios y aislamiento acústico con un mínimo mantenimiento posterior. La solución escogida fue la Serie IT61 RTP de Sistemas ITESAL. El trabajo fue realizado por Aluminio IBL, también de la ciudad de Valladolid. Su profesionalidad y su ejecución confiere a la carpintería un valor añadido.