En el Documento Básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad del Código Técnico de la Edificación se marcan unos requerimientos para los acristalamientos, de forma que se reduzca a límites aceptables el riesgo de que los usuarios de un edificio sufran daños inmediatos durante el uso previsto del mismo, como consecuencia de las características de su proyecto, construcción, uso y mantenimiento.

En ese documento se analiza la siguiente serie de riesgos:

-          Seguridad frente al riesgo de caídas.

-          Seguridad frente al riesgo de impacto o atrapamiento.

-          Seguridad frente al riesgo de aprisionamiento.

-          Seguridad frente al riesgo causado por iluminación inadecuada.

-          Seguridad frente al riesgo causado por situaciones con alta ocupación.

-          Seguridad frente al riesgo de ahogamiento.

-          Seguridad frente al riesgo causado por vehículos en movimiento.

-          Seguridad frente al riesgo causado por la acción del rayo.

Las superficies acristaladas deben cumplir unas condiciones para minorar los riesgos por impacto con elementos frágiles. La diferencia de cota a ambos lados de la superficie acristalada es un factor a tener en cuenta y se definen, en los cerramientos, áreas con riesgo de impacto. Las partes vidriadas de puertas y de cerramientos de duchas y bañeras estarán constituidas por elementos laminados o templados que resistan sin rotura un impacto de nivel 3.

En la mayoría de los casos, los vidrios laminares cumplen con esos requerimientos, no obstante, debería haber un correcto asesoramiento por parte del técnico competente con la que se contrate el proyecto de la reforma u obra nueva que se va afrontar.