Si nos fijamos en los certificados energéticos de los edificios de viviendas o locales que se están realizando en los últimos años en nuestro país, podemos concluir que el 84 % de nuestros edificios tienen una clasificación E, F o G. Dicho de otra forma, que 8 de cada 10 edificios en España suspenden desde el punto de vista de eficiencia energética.

¿Cómo podemos revertir esta situación?

Desde que en 2006 entró en vigor el Código Técnico de la Edificación, y en sus sucesivas modificaciones, cada vez se ha hecho un mayor hincapié en la eficiencia energética de los edificios. Todo esto unido a una mayor concienciación social sobre la sostenibilidad y el ahorro energético, hace que las construcciones que se hacen hoy en día cumplan con unos altos estándares energéticos, así como de confort.

También, para los edificios ya existentes y con una baja clasificación energética, existen medidas y propuestas de mejora a realizar sobre el edificio (incluidas en el propio certificado energético) para aumentar dicha clasificación y, sobre todo, conseguir edificaciones mucho más eficientes.

eficiencia energética de los edificios

Aluminio con RPT: clave para la obtención de Edificios Eficientes

El papel que juegan los cerramientos, y en particular las ventanas, en la envolvente del edificio es fundamental. Su influencia en el resultado de la certificación energética de un edificio es muy importante. No podemos decir que sustituyendo las ventanas de un edificio podemos subir dos o mas letras la clasificación u obtener una clasificación A, pero si queremos obtener clasificación A ó aumentar la clasificación energética de un edificio, obligatoriamente, debemos actuar sobre las ventanas.

Por ello, una de las medidas propuestas más comunes es la sustitución de la carpintería.

Los sistemas de carpintería de aluminio y, en particular, los sistemas con Rotura de Puente Térmico (RPT), destacan como la mejor opción para la realización de los distintos cerramientos de la envolvente del edificio, no sólo desde el punto de vista de ahorro energético, sino también por disponer de una serie de características únicas y muy ventajosas en relación a otros materiales, desde el punto de vista medioambiental y de confort interior.

Según el último informe realizado por Tecnalia, uno de los mayores Centros de Investigación Europeos, el ahorro obtenido al sustituir las ventanas se encuentra en torno al 16-19 % según la zona climática. Eligiendo sistemas de aluminio con RPT, disponemos de una gran multitud de acabados, gran resistencia, gran seguridad en caso de incendio o robo y mayor luminosidad; todas estas características, inalterables a lo largo de toda su vida útil ya que se mantienen como el primer día. Además, el aluminio se caracteriza por ser un material sostenible con el medio ambiente, al ser 100% reciclable, infinitas veces y manteniendo sus propiedades iniciales.

España debe aspirar a tener un parque inmobiliario eficiente, no solo por ser un beneficio propio y un ahorro energético para cada uno de nosotros o un simple cumplimiento de los compromisos de la directiva europea 20/20/20, sino también, porque el fomento de edificaciones eficientes en nuestro país, contribuye a la reducción de las emisiones de CO2 frente al cambio climático.