La fachada es la paramento exterior o cierre vertical de un edificio, que envuelve dando privacidad al interior y sirve de protección ante los fenómenos climáticos (lluvia, nieve, calor, frío, vientos,…) y otros agentes, para las cuales se emplean diferentes soluciones constructivas.

Dentro de los elementos que configuran las fachadas tradicionales (ventanas, persianas, toldos, mallorquinas, lamas, etc) la puerta es el elemento que permite el paso de las personas y los objetos, del exterior al interior, y viceversa. Para cumplir esta función debe tener entre otras las siguientes características: seguridad, dureza, hermeticidad, durabilidad, estética y facilidad de mantenimiento.

El aluminio es el mejor material para cualquier tipo de solución, gracias a sus excelentes propiedades.

Las puertas de aluminio se caracterizan por su resistencia, propiedad fundamental para mantener la seguridad en nuestras viviendas. Los ladrones suelen desistir si se enfrentan a un material de gran fortaleza. Además, se pueden reforzar para conseguir una puerta blindada.

En las fotografías que acompañamos al artículo se muestran algunas puertas realizadas con perfiles de ITESAL, concretamente la serie IT-65RPT, magníficamente fabricadas e instaladas por el taller de Arcos de Jalón (Soria), Talleres Huerta.

La durabilidad del aluminio, junto con los acabados como el lacado o el anodizado, permite que las puertas de aluminio no se vean afectadas por los cambios climáticos (lluvia, viento, nieve, cambios de temperatura,…), aportando gran capacidad natural de resistir la degradación causada por la corrosión de la intemperie.

Las puertas de aluminio, además, no sufren procesos de dilatación, contracción o deformación cuando la temperatura cambia drásticamente. De esta forma, mantendrán su funcionabilidad a lo largo de su vida útil.

Los acabados de las nuevas puertas de aluminio son muy atractivos y con infinidad de conjugación de colores y texturas, con una gran calidad, tal como se aprecia en las fotografías.

Las cualidades mecánicas y la resistencia a los agentes químicos del aluminio, hacen de las puertas de aluminio fáciles de mantener en el tiempo.

Debido a estas características el aluminio es considerado como la primera opción en el sector de la carpintería en la arquitectura.

Con el aluminio conseguimos puertas ideales para residencias modernas.