Desde la antigüedad en los muros de nuestros edificios se han abierto huecos para alojar las ventanas. Ahora, en nuestras viviendas observemos nuestras ventanas; “Mis ventanas”, decimos; pero ¿qué hay detrás de una ventana? Una respuesta rápida y divertida sería “que detrás de una ventana está el exterior”.

Pero ahora miremos hacia el interior, el interior de la propia ventana. Básicamente: una ventana está compuesta por varios elementos: el marco, el vidrio, la persiana y el sistema de apertura; pero hay más.

¿Qué elementos componen nuestra ventana? Fijémonos en la que tengamos cerca y observemos las de las fotografías, en las que podemos ver un edificio de viviendas en Teruel, cuya carpintería de aluminio en acabado anodizado plata fue fabricada e instalada por Aluberal.


ventanas de aluminio

Se trata de la serie IT-61RPT de ITESAL, una serie de carpintería de aluminio para ventanas y puertas con rotura de puente térmico, con excelentes prestaciones acústicas y térmicas.

Descomponiendo los elementos de las ventanas, por un lado y en una gran proporción está el vidrio, la parte transparente, la que más nos llama la atención porque por ella vemos el exterior, nos entra luz….

Tenemos el marco y la hoja que puede ser de diferentes materiales, pero el que nos da mejores prestaciones y fiabilidad es el aluminio.

También, en ocasiones tenemos elementos de protección solar, como las persianas con sus cajones; o podemos tener lamas o nuestras propias cortinas.

Cuando la abrimos y nos hacemos la pregunta de “qué elementos permiten su abertura”, podremos observar que en un canal de la carpintería de aluminio existen unos mecanismos que permiten esa abertura y cierre; son los herrajes o mecanismos.

ventanas de aluminio

Los herrajes constituyen una parte indispensable de cualquier puerta o ventana: bisagras, pernos, fallebas, cerrojos, cremonas, etc.

En la buena elección de cada uno de estos elementos, es donde tenemos que incidir para escoger una buena ventana. Las recomendaciones para una buena elección son:

-    Utilización de carpinterías con la máxima proporción del área transparente

-    Uso de elementos aislantes térmicos

-    Una buena estanqueidad de la carpintería para evitar condiciones adversas de viento, temperatura, contaminación y acústicas. Evitar puentes acústicos por rendijas o huecos libres entre interior y exterior.