A veces, cuando estamos eligiendo las ventanas o puertas para nuestra nueva casa o una reforma, escuchamos que una ventana es corredera elevable y en esas ocasiones no entendemos bien lo que significa “elevable”.

Los sistemas de correderas elevables son ventanas que a través de un sistema mecánico de elevación consiguen deslizarse de manera suave y sin esfuerzo. Al dar a una la cremona la hoja móvil primero “se eleva” (de ahí el sobrenombre de “elevable”) y luego se desliza por el carril inferior. Al elevarse se evita el rozamiento de los burletes de goma con los carriles. Estos burletes son los que ayudan a la perfecta hermeticidad de la ventana cuando está en posición de cerrada.

ventana corredera elevable aluminio

La serie IT-128-ELV, de la marca aragonesa ITESAL, es una corredera elevable de altas prestaciones. Pensada para grandes dimensiones, puede soportar hasta 400 kgs. de peso que se mueven sin apenas esfuerzo. Al poder hacer grandes dimensiones de hojas, consigue tener amplitud de luz y vistas dando sensación de contacto con el exterior.

Al dar gran protagonismo al vidrio, se consigue un muy buen aislamiento térmico y acústico.

Las posibilidades de hojas y aperturas son muy diversas así como los acabados, pudiendo ser anodizados o lacados incluso con efecto madera, todos con las máximas garantías y sellos de calidad.

ventana corredera elevable aluminio

Fabricadas en aluminio, su durabilidad, elevada protección ante la corrosión, rigidez, resistencia mecánica ante la deformación y ausencia de dilatación que mejora la estanqueidad, lo hace con un material noble y estéticamente moderno.

La empresa de Villanueva de Gállego, TALLERES VILLAMOND, tiene gran experiencia en la fabricación de esta serie de ITESAL, como demuestra las fotos que ilustran esta noticia.